Otra jornada de intenso calor, cortes de luz y falta de agua en Sáenz Peña y en el interio

Una nueva jornada de intenso calor se vivió en Presidencia Roque Sáenz Peña a raíz del intenso calor que ayer volvió a castigar al interior del Chaco, con temperaturas que alcanzaron los 43 grados, a lo que se sumaron los cortes de luz en horarios picos, producto, según Secheep, de la alta y creciente demanda, y los cortes del servicio de agua potable en distintos sectores de la ciudad.
La lluvia se sigue haciendo esperar, y la situación se torna complicada dado que en algunas localidades del interior la escasez del líquido elemento complica aún más la situación. Hay intendentes, como Héctor Pallarés, de Avia Terai, que pidió ayuda al gobierno para el envío de camiones cisternas "y si es posible, a través del ferrocarril", indicó.

Angustia barrial

Los camiones cisternas recorriendo los barrios llevando agua que dura tan poco como si se escapara de las manos. Chicos corriendo para ganar un turno en una canilla pública que larga el agua por las mañanas, a lo sumo, dos horas, y por la tarde, una hora y media.

Debajo de los recalientes rayos del sol, Roberto Toloza enfila su carro cargado con dos tambores de 200 litros cada uno. "Me voy a baldear, si puedo llenarlos. Cinco pesos me dan", dice mientras mira el sol, y las polvorientas calles de Avia Terai le marcan todo un desafío.

La sequía golpea muy duro. Hay situaciones en las que el faltante de agua para consumo humano es preocupante. Las localidades ubicadas en el centrochaqueño, muestran un panorama complicado, de cara a un verano en el que se conjugan problemas energéticos a raiz del alto y creciente consumo de energía eléctrica-que harán, según las autoridades, que continúen los cortes de luz debido a las altas temperaturas.

Golpe al aparato productivo

Calificada como una sequía histórica, la provincia del Chaco vive momentos de gran preocupación y profundización de la crisis producto de la falta de lluvias en sus principales regiones productivas. La falta de lluvia, además de generar escasez de pastos para la ganadería, incertidumbre en la siembra de los cultivos de la época y serios problemas para las poblaciones urbanas, provoca que las napas subterráneas estén cada vez más profundas, con un fuerte deterioro de la calidad del líquido que se extrae de estas fuentes.

Los pequeños productores

Los pequeños productores miran al cielo y piden por agua. "Estamos tan mal que si no llueve, no sé que vamos a hacer, de qué vamos a vivir porque ya no nos queda nada para vender", dice Silvina Cuellar, de la zona de la Mascota, cercana a Sáenz Peña.

El acarreo de agua es la única salida para que no se les mueran los animales de corral, por lo que esta tarea requiere de mayor atención de las autoridades correspondientes.

Hace 84 años que no sucedia algo asi

La sequía sigue generando severas complicaciones a casi todo el territorio chaqueño, sobre todo donde se asientan los mayores lotes de producción primaria, además de las afectaciones a la ganadería y a las poblaciones urbanas. El déficit hídrico que soporta Sáenz Peña y sus zonas de influencia es el más crítico de los últimos 84 años, según se informó. Como dato que sirve para la estadística, en lo que va de 2009, llovió menos de la mitad del promedio histórico que se venía registrando desde el año 1924. En Sáenz Peña desde enero a lo que va del mes de agosto de este año, cayeron sólo 149 milímetros, cuando la media anual es de 1.006 milímetros.

En el domo central chaqueño, los pocos lotes sembrados con girasol aunque lloviera, ya no podrán mejorar su rendimiento.

El promedio de precipitaciones pluviales de la serie de años que va desde el año 1924 a octubre del año 2009 es de 1075 milímetros, es decir que a solo dos meses de terminar el presente año, el régimen de lluvia está muy por debajo de la mitad de ese promedio de los últimos 84 años.

Comentá la nota