Otra faceta de la crisis económica

Otra faceta de la crisis económica
Afirman, por otra parte, que los precios evidenciaron alzas del 5% en promedio.
Manos en el bolsillo. Bufanda y gorro colorido. Rostros de pálido semblante. Así se observa a los salteños que bien temprano caminan por las calles céntricas. Se hizo esperar, pero el frío llegó.

En los comercios de la ciudad, las bajas temperaturas ocasionaron más de un suspiro de alivio.

Esperan que con el sueldo de este mes y con el aguinaldo, los salteños visiten las tiendas y se lleven ropa de la temporada.

Semanas atrás, los ánimos estaban por el suelo. La crisis económica y el clima primaveral generaron caídas en el sector que rondaron entre el 20 y el 50 por ciento con respecto al año pasado, según un relevamiento que realizó El Tribuno.

"La gente no compraba porque especulaba con el clima. Creían que este otoño - invierno sería cálido. Eso nos causó un impacto negativo", dijo la responsable de un local de peatonal Alberdi.

Años atrás, la ropa de esta temporada se empezaba a vender en las últimas semanas de marzo. Es decir que hubo más de dos meses opacados por las cálidas jornadas de abril y comienzos de mayo.

"Ni siquiera miré los precios de camperas ni de buzos. Recién esta semana voy a realizar un tour de compras. Espero que no hayan subido los precios, aunque no me sorprendería", relató Marta, una joven salteña mientras

caminaba por el centro.

Un comerciante de la peatonal Alberdi se lamentó por la caída de las ventas y dijo que "para nosotros la temporada de invierno llega a su fin a en julio".

Sin embargo, en algunas vidrieras, carteles de liquidación ya atraen a los clientes.

Los comerciantes que dialogaron con este medio indicaron que no hubo bruscos incrementos en los precios de las prendas. Estiman que apenas llegan al 5 por ciento.

Bufandas y guantes se consiguen desde $8 a $45. Los buzos para hombres cuestan más $80 y las camperas, $150. Para las damas, las camperas de hilo superan los $30. También hay otras de $90.

Mejor la electricidad

Cae la noche. Las personas caminan apuradas rumbo a casa. Apenas llegan, muchos calientan su cuerpo en frente de una estufa. Clásica postal hogareña de invierno.

En los locales de electrodomésticos también se alegraron por el fin del atípico veranito en pleno otoño. Los depósitos estaban repletos de estufas, caloventores y otros aparatos que emanan calor. "La mercadería empezó a salir recién hace una semana atrás", comentó el gerente de un local.

"¿Paga con efectivo?". Ante la pregunta de la cajera, un cliente responde: No, con tarjeta de crédito. Es una tendencia. Un gerente explicó que la mayoría de las ventas se concretan a través del "plástico".

Otro factor

El Tribuno informó hace unos días que en el lento avance de compradores, los comerciantes coinciden en que prefieren los artefactos eléctricos. Es baja la demanda de los aparatos que funcionan a gas. La actitud es entendible. Todos quieren evitar consumir el recurso natural por el aumento dispuesto por el Gobierno nacional que, en algunos casos, supera el 300 por ciento.

Para adquirir un caloventor giratorio de 3 velas, hay que desembolsar $80. Un leño-hogar cuesta al menos $500. Los precios de los calefactores varían desde $400 a $800.

Por estos días, salen como pan caliente. Pese a la crisis, las expectativas son buenas. Dicen que "la gente siempre busca combatir el frío".

Actividad comercial

Abril fue un pésimo mes para la actividad comercial en la provincia. Se registraron caídas que rondaron el 20 por ciento con respecto a igual mes de 2008. Así lo explicó el presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Salta, Daniel Zozzoli.

En mayo, la caída general no fue tan abrupta. El índice marca 12 por ciento.

"Esta crisis económica está caracterizada por la incertidumbre de la gente. El panorama mejorará a medida que cambien los ánimos", dijo Zozzoli.

Casas de informática y locales de motocicletas fueron los rubros más castigados en los últimos dos meses. La contracción llegó al 50 por ciento. El empresario no precisó las cifras de las tiendas de ropa.

Comentá la nota