Otra vez se enfrentan la FIA y la FOTA.

Un nuevo escándalo entre la FIA y la FOTA amenaza la paz en la Fórmula 1, luego de que representantes de la asociación que reúne a los equipos más importantes abandonaron una reunión con directivos de la Federación Internacional del Automóvil, a quienes acusaron de "poner en riesgo el futuro" de la categoría.
En el encuentro debían discutir la reforma reglamentaria en la F.1. Allí, el director de carreras de la FIA, Charlie Whiting, advirtió a los ocho equipos de la FOTA que todavía no han sido aceptados oficialmente para la temporada 2010 y que por lo tanto no tenían derecho a voz durante la reunión. Ante esta situación, los miembros de la FOTA, con la poderosa Ferrari a la cabeza, abandonaron el lugar. Por el conflicto anterior, Max Mosley anunció su retiro de la presidencia de la FIA en octubre. Mañana comenzará la actividad del GP de Alemania, en Nürburgring.

Comentá la nota