Otra empresa recuperada

La estrategia de la Nación es formar un Fideicomiso Financiero y Administrativo, una figura que se utilizó para rescatar a la papelera Massuh y garantizar los puestos de trabajo. "Llevamos tres meses de angustia", dijo el delegado de la planta.
Finalmente, y luego que cayeran las negociaciones con la empresa Kim SA, los representantes de la autopartistas alemana Mahle informaron ayer que el gobierno nacional se hará cargo de la planta de Av. Perón al 5600. En la audiencia realizada en la sede local del ministerio de Trabajo provincial, se decidió pasar a un cuarto intermedio hasta el martes 21. Representantes de la UOM, ASIMRA y el cuerpo delegado de Mahle solicitaron que para la nueva audiencia se brinde "información más precisa y detallada" del avance de las negociaciones. Rosario/12 pudo establecer que la estrategia de la Nación -monitoreada por el Comité de Crisis que integran el ministerio de la Producción, la secretaría de Comercio Interior y el Banco Nación es la de formar un Fideicomiso Financiero y Administrativo, una figura que se utilizó para rescatar a la Papelera Massuh. Con la adquisición de Mahle, el gobierno nacional sumaría un nuevo eslabón en su proyecto para producir un auto argentino; situación que había sido adelantada por el secretario general de la UOM, Antonio Caló, cuando visitó la fábrica de aros de pistón de la zona oeste de la ciudad. Precisamente, el dirigente gremial fue uno de los primeros en anunciar la idea de un fideicomiso "para garantizar los puestos de trabajo".

Con la presencia de la viceministra de Trabajo provincial, Alicia Ciciliani, el director Regional Aldo Fabucci, el gerente de Recursos Humanos de Mahle, José Cerra, funcionarios de la cartera laboral de la Nación, dirigentes gremiales y los delegados de la fábrica, la audiencia informativa realizada ayer en la sede de San Lorenzo y Ovidio Lagos, trajo novedades para los cerca de 500 trabajadores que mantienen ocupada la planta desde el 24 de abril.

En el acta a la que tuvo acceso este diario, los representantes de la empresa alemana informaron que "en el día de ayer (por el martes) se terminaron las negociaciones que se venían llevando a cabo con el grupo que era representado por el señor Basualdo. Posteriormente, y por iniciativa del gobierno nacional, tuvimos una reunión con miembros del Comité de Crisis Nacional, quines nos dijeron que el Gobierno Nacional se hará cargo de la empresa".

El titular de Kim SA, Jorge Basualdo, era hasta ayer el candidato más firme para quedarse con la fábrica de aros de pistón. Había visitado la planta de Perón al 5600 en dos oportunidades, y negociaba con los alemanes el traspaso. Pero al no garantizar el capital de trabajo, desde el ministerio de la Producción decidieron el martes a última hora que el Estado se hiciera cargo, y avanzar en la figura del fideicomiso.

Según los representantes de Mahle, ya comenzaron a trabajar con el gobierno nacional, en base a la información de la empresa que le habían solicitado. En este sentido, desde la empresa les hicieron saber "la urgencia de contar con los fondos para cancelar el pago de la primera quincena de julio," e informaron de "la lista y monto de los retiros voluntarios" que acercaron los representantes de los trabajadores y del ministerio.

Por su parte, los representantes gremiales y los delegados de la fábrica manifestaron en la audiencia que "toman conocimiento del estado de negociación entre Mahle y el Gobierno Nacional, solicitando que se brinde "información más precisa y detallada del avance de la misma en el próxima audiencia". En relación al pago de la primera quincena, exigen a Mahle "el pago íntegro de la misma, rechazando enfáticamente la condición a la que subordina la empresa el pago del salario, hasta tanto se realice el traspaso definitivo al nuevo titular".

Al término del encuentro, el delegado Claudio Maldonado sostuvo que "los salarios están garantizados, pero todavía no nos dijeron cuándo se reabrirá la planta". El delegado manifestó que tras conocer la noticia se sienten "conformes, pero hasta que no sepamos bien cómo se va a instrumentar todo esto, estamos inseguros. Llevamos tres meses de angustia y esperamos que no se prolongue más".

¿Les genera expectativas saber que el Estado se hará cargo de la planta? le preguntó Rosario/12.

Hay que ver de qué forma. Este es un mercado complicado, no es fácil de hacer. La voluntad de los trabajadores y del Estado está, pero hay que ordenarlo y organizarlo. De todas maneras, me parece bien que el Estado se haga cargo para reabrir la planta, porque Mahle no la va a querer abrir, como lo venimos diciendo desde hace mucho tiempo.

Comentá la nota