OTRA DE DURETTI... AHORA INVESTIGADO POR LA JUSTICIA

Hasta hace muy poco tiempo el nuevamente diputado bonaerense Darío Duretti estuvo a cargo de la Subsecretaría de Reforma Política, área del Estado provincial que logró conseguir Juan Pablo Cafiero antes de irse como embajador argentino en El Vaticano. Tras la salida del hijo del histórico dirigente peronista, el hombre oriundo de Bragado ingresó a dicha área para reemplazarlo.
Al principio, Duretti supo sortear los inconvenientes políticos de la Subsecretaría, pero luego de varios meses empezó a sentir la limitación que tenía el área.

Si bien el alejamiento del legislador habría sido por diferencias e incompatibilidades con funcionarios provinciales muy cercanos al gobernador Daniel Scioli, los rumores políticos indican que habría sido otro el motivo.

Según las filosas lenguas viperinas, Duretti habría otorgado subsidios de forma discrecional -su área contaba con un presupuesto anual de 20 millones de pesos-, lo que le equivaldría una investigación judicial en relación a sus antiguas funciones, y aunque sabido es que todo legislador cuenta con fueros judiciales, no es extraño tampoco el tiempo que se toma la Justicia para llevar adelante sus investigaciones.

Diversas fuentes del ámbito judicial comentaron ante este medio que se estaría preparando una causa para conocer hacia dónde fueron a parar las partidas de recursos que el actual diputado asignó durante su gestión. Aunque la pesquisa podría complicar el presente político de funcionarios.

No es profeta en su tierra

El legislador en cuestión cuenta con un par de "desencuentros" que recientemente tuvieron eco en su ciudad natal, Bragado, a saber:

Por un lado, estuvo envuelto en un escándalo político con quien fuera su hombre en la compulsa por quedarse con el Partido Justicialista local, Mariano Marini, a la postre presidente del justicialismo bragadense: previo a las elecciones legislativas del pasado 28 de junio, Duretti encabezó un acto en un club barrial en el que ofreció un encendido y agresivo discurso en contra de la anterior gestión radical, liderada por el ex intendente Orlando Costa, a la que catalogó de ser "la más corrupta e inepta de la historia de la ciudad".

Ante ello, el secretario de Gobierno de esa gestión envió una carta documento solicitando que el portavoz de tal denuncia se retractara, explicara los motivos por los cuales había dicho lo que dijo y se abstuviera de referirse a esa gestión o a cualquiera de sus integrantes en el futuro. La respuesta de Duretti fue una solicitada en un diario local, con la simbología del Partido Justicialista bragadense, y bajo la firma de su presidente, el mencionado Marini, repudiando la carta documento.

Sin embargo, Marini se comunicó con los medios locales e informó que él jamás estuvo de acuerdo con la solicitada y que la misma no salía del seno justicialista, sino que había sido enviada desde la ciudad de La Plata por el Sr. Duretti. Ante ello comenzaron una serie de amenazas, falsas denuncias y pedidos de renuncia, todo 48 horas antes del cierre de la veda electoral, con cambio de cerradura en la sede del PJ incluida, de la que su presidente no estaba al tanto.

Si bien la cuestión quedó en la nebulosa, este mismo miércoles se supo que Marini no revista más en el sector político de Duretti, sino que lo hace en el del también diputado bonaerense Eduardo Gatica, bragadense el hombre, y quien le peleara la presidencia del Partido Justicialista en la ciudad a fines de 2008.

Por otro lado, poco antes de mediados de septiembre pasado, se vivió una importante protesta de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), seccional Bragado, a causa del despido injustificado de tres trabajadores: Lorena Figuerón, Adrián Ortellado y Hernán Marini.

Los trabajadores tomaron la sede del IOMA local y decidieron instalarse allí hasta que no se reincorporase a los trabajadores despedidos. Esos despidos habrían sido solicitados por Darío Duretti, de acuerdo a lo que en las imágenes de aquellos días se observa y a lo que los furiosos protestantes argüían.

Comentá la nota