Otra disputa comercial entre China y EE.UU.

Pekín acusa a Obama de proteccionismo
PEKIN.- Cuando faltan pocos días para que los presidentes Barack Obama y Hu Jintao se encuentren en la cumbre del G-20 en Pittsburgh, Pensilvania, las relaciones comerciales entre Estados Unidos y China volvieron a resentirse por la decisión de Washington de subir los aranceles a la importación de neumáticos chinos.

Las autoridades chinas calificaron ayer esa decisión de "proteccionismo grave", y anunciaron la apertura de una investigación antidumping sobre las importaciones de algunos productos avícolas y automovilísticos provenientes de Estados Unidos.

Obama firmó el viernes pasado un decreto por el que se imponen derechos aduaneros adicionales a los neumáticos chinos para automóviles y vehículos ligeros, durante un período de tres años, "a fin de preservar a las empresas de Estados Unidos", según un comunicado difundido por la Casa Blanca.

Washington impuso el alza de aranceles tras concluir que la entrada "masiva" de neumáticos chinos estaba causando graves trastornos económicos y pérdidas de empleo en Estados Unidos. Sin embargo, las exportaciones de neumáticos chinos a Estados Unidos cayeron un 16 por ciento en el primer semestre de este año respecto del mismo período del año anterior, según fuentes oficiales chinas. Esas importaciones se habían triplicado entre 2004 y 2007 pero sólo registraron un leve aumento del 2,2 por ciento en 2008.

Los aranceles, que ahora son del 4 por ciento, subirán hasta el 35 por ciento el primera año; el 30 por ciento, el segundo, y el 25 por ciento, el tercero. China había pedido el mes pasado a Estados Unidos que renunciara a la suba de los aranceles para preservar las relaciones bilaterales.

"Con esta decisión, Estados Unidos no respetó los compromisos que asumió en la cumbre financiera del G-20, y abusó de las medidas comerciales, lo que es un proteccionismo grave que socavará las relaciones económicas y comerciales [bilaterales], así como la rápida recuperación de la economía mundial", declaró la vocera de la cancillería china Jiang Yu.

Por su parte, el ministro de Comercio chino, Chen Deming, anunció que su país se reserva el derecho de llevar el caso ante la Organización Mundial del Comercio (OMC). Para el ministro, las medidas arancelarias adoptadas por Estados Unidos "violan las leyes comerciales [...] y envían una señal errónea al mundo".

Investigación

Para contrarrestar la decisión de la Casa Blanca, el gobierno chino decidió abrir una investigación "antidumping y antisubsidio" sobre las importaciones de algunos productos estadounidenses. "Según las leyes nacionales y las reglas de la OMC, el ministerio de Comercio abrió una investigación sobre autopartes y aves importadas de Estados Unidos", señaló el ministerio en su sitio de Internet.

La respuesta china a la decisión de Estados Unidos supone un punto de inflexión en las habituales disputas comerciales entre ambos países. Washington ya había aplicado anteriormente aranceles a productos textiles y de acero chinos. Esas medidas fueron oportunamente denunciadas por Pekín ante la OMC. Pero el anuncio de abrir una investigación antidumping a algunos productos estadounidenses podría abrir una guerra comercial entre ambos países, según los expertos.

La nueva controversia comercial entre China y Estados Unidos se produce sólo unos días antes de que se celebre la cumbre del G-20, los días 24 y 25 de este mes, en la ciudad estadounidense de Pittsburgh.

Comentá la nota