Otra denuncia de agresión en el corte de Gualeguaychú

Según los medios uruguayos, un argentino afectado por el bloqueo abolló a patadas el auto de un taxista uruguayo y le rompió un vidrio, enojado con los perjuicios que le ha producido el bloqueo.
El segundo incidente en menos de una semana se registró ayer en el corte de la ruta 136 que realizan los asambleístas de Gualeguaychú contra la papelera Botnia. Esta vez la víctima fue un taxista uruguayo, agredido por un desocupado argentino afectado por el bloqueo, según el artículo que publicó hoy El País de Montevideo.

Al parecer, un hombre en estado de crisis abolló a patadas el auto del ciudadano oriental y le rompió un vidrio, enojado con los perjuicios que le ha producido el bloqueo. De todos modos, no hay una denuncia formal.

Hay que recordar que el domingo 5 un ingeniero argentino que intentó cruzar por el piquete fue agredido por activistas de la Asamblea Ambiental de Gualeguaychú, según su denuncia; aunque del otro lado dijeron que se golpeó solo cuando arrojaba objetos que había en el lugar.

Ayer, sobre la hora 14, un ex empleado de una empresa de comercio exterior de Gualeguaychú, llegó indignado hasta el piquete de Arroyo Verde, en el kilómetro 28 de la ruta 136 de Entre Ríos, aduciendo que había perdido su empleo por los efectos del bloqueo que se mantiene desde el 20 de noviembre de 2006.

De acuerdo al testimonio del taxista uruguayo, esta persona intentó cruzar en su camioneta la barrera que sostiene el piquete, con el propósito de “quitarse la vida contra el remolque que obstaculiza el tránsito”, publicó el diario. Al no permitírsele pasar, siguió a pie y emprendió contra el taxi del uruguayo, que esperaba por unas personas que debían trasladarse desde Gualeguaychú a Fray Bentos.

El taxista Alejandro Quintana contó: “Sentimos los golpes y que explotó un vidrio, fue cuando agarró el auto a patadas por tener matrícula uruguaya. Yo le pregunté por qué me había hecho eso, le expliqué que no tenía nada que ver con el corte y que además soy un empleado”.

El automóvil uruguayo recibió tres abolladuras y la rotura del vidrio en la puerta del chofer. En cambio, el conductor que estaba a unos 40 metros del lugar no fue agredido.

Comentá la nota