Otra cementera argentina pasa a manos brasileñas

Camargo Correa, dueño de Loma Negra, disputará el mercado con un compatriota.
Las empresas brasileñas están copando el mercado argentino de cemento. Primero fue Camargo Correa, que se quedó con Loma Negra, la líder del sector. Y ayer se conoció que el gigante Votorantim -que en su país le gana por varios cuerpos a su compatriota- adquirió la mitad de la argentina Cementos Avellaneda, que ocupa el tercer lugar en este negocio. La que emprende la retirada es la española Uniland, una subsidiaria del grupo FCC, que está vendiendo operaciones fuera de su país.

La operación, que también involucra el 50% de la uruguaya Cementos Artigas, se acordó en 135 millones de euros, unos 200 millones de dólares. Sin embargo, según dijo Uniland a la Bolsa madrileña, el acuerdo está supeditado a que el también español Grupo Molins -que tiene la otra mitad de las dos empresas- ejerza o no el derecho de adquisición preferente sobre el porcentaje en venta.

En junio, el número uno de Molins, Joan Molins, había explicado que Uniland les había ofrecido su participación en las filiales, aunque FCC lo desmintió.

Avellaneda cuenta con dos fábricas de cemento (una en Olavarría y otra en San Luis) y el pasado año facturó 145 millones de euros, con una ganancia bruta de 38 millones, difundió la prensa española. Artigas registró ventas de 51 millones y una utilidad bruta de 13 millones de euros.

La compañía tiene, según las fuentes locales consultadas, entre 10% y 19% del mercado de cemento, donde mandan Loma Negra (cerca de 46%) y Minetti, del grupo suizo Holcim (en torno a 30%). La cuarta del sector es la local Petroquímica Comodoro Rivadavia.

En los últimos meses, con la crisis, la producción de cemento entró en declive, a la par del rubro de la construcción. En lo que va del año, los despachos al mercado interno acumulan una baja de casi 5%, aunque hubo meses en los que llegó a caer más de 10%.

¿Por qué vienen los brasileños, entonces, a invertir en un mercado en retracción? "No sé si hay que pensar en por qué compran. Yo miraría que los españoles están saliendo porque ven que el clima de negocios se está deteriorando. Los brasileños, por su parte, observan que a sus vecinos de Camargo Correa no les está yendo mal en Loma Negra y conocen más el riesgo que corren en la región", analizó un ejecutivo ligado al sector. A esto se les suma la facilidad de acceso al financiamiento del estatal BNDES.

Comentá la nota