Otra cara de la discusión Los remises también se suman a la polémica por el control de la noche

Algunas agencias señalan que el trabajo disminuyó en forma significativa. Gran cantidad de jóvenes y adolescentes se desplazan en remís desde y hasta los boliches. Otras dicen que hay mayor tranquilidad.

La decisión de ponerle límites a la presencia de los menores de edad en los boliches tiene aristas más amplias que las estrictamente ligadas a los locales. Una de ellas es la referida a la actividad de los remises, rubro que suele tener trabajo constante los fines de semana por la noche.

Como los más jóvenes todavía no conducen automóviles, suelen desplazarse hacia y desde los locales de diversión nocturna a bordo de remises. A su vez, muchos de los recorridos tienen varios kilómetros de distancia, cuando los clientes viven en barrios cerrados y clubes de campo de la periferia, o bien en otras localidades.

Por eso, en las últimas semanas comenzaron a oírse desde algunas agencias comentarios sobre la decisión del gobierno municipal por prohibir la entrada de los menores a los boliches: en este sentido, están quienes afirman que el férreo control de la actividad nocturna repercute directamente en su actividad, como quienes admiten la merma en los viajes pero destacan la mayor tranquilidad que se respira en el ambiente.

"Es un momento ‘jodido’ para todo el mundo -comentaron en Prestige, ubicada en Ituzaingó y Pedro Lagrave-. Para los que estamos cerca de los locales, el tema nos afecta. Nosotros estamos a muy pocas cuadras, así que la gente que sale siempre va a pasar cerca de acá, por lo que esta movida nos perjudica". En el local señalaron que "desde hace alrededor de un mes que se nota, y bastante, el descenso en la cantidad de viajes". Por último, con resignación expresaron: "Las cosas son así, pero es lo que hay, vamos a ver cómo se resuelve todo este tema".

Mientras que en la agencia Alas -Lagrave y Víctor -Vergani- afirmaron que "el trabajo sigue siendo normal", en Country realizaron una doble lectura: "Nos está afectando, tenemos menos trabajo porque no hay tanto movimiento, pero por otro lado también nos trae tranquilidad". En el local (ubicado en Rivadavia y Tucumán, a escasos metros del corredor nocturno) agregaron que "a los chicos nadie los controla y llevan todas las de ganar, mientras que uno no puede hacer nada. En la agencia han roto los vidrios dos o tres veces".

No obstante, las dificultades volvieron a aparecer al consultar a la agencia La Única -Hipólito Yrigoyen e Ituzaingó-: "Nos afectó bastante. En la noche de los fines de semana los viajes han bajado hasta un 50%. Se nota desde que comenzaron los mayores controles, y ahora a las 3 o 4 de la mañana está todo ‘muerto’, cuando antes trabajábamos toda la noche en forma constante". A su vez, desde la empresa señalan que se han perdido "viajes importantes, como a Presidente Derqui, Fátima e incluso hasta Ingeniero Maschwitz". Un chofer, por su parte, expresó: "Uno está toda la noche esperando hacer una moneda, pero si te toca justo el fin de semana, no hacés diferencia".

Comentá la nota