Otra Vez La Camiseta

Por enésima vez en los dos últimos años, el Gobernador Das Neves le pidió a sus funcionarios que "se pongan la camiseta" y, además, la transpiren, aunque sea un poco. El bajón operativo de la Administración es ya un dato de la realidad, por eso el reto.
Desbordado por el toque triunfalista sobre la marcha de la "campaña nacional", que junta al mito con la realidad, el Gabinete apenas si escuchó ese reclamo del Gobernador Das Neves, por una razón que aparece muy sencilla: casi todos se sienten ya en la Casa Rosada, motivo por el cual los desvelos chubutenses van quedando cada vez más pequeños ante esos ojos.

Indiferentes a la realidad, que marca con claridad que el re-re-relanzamiento de Das Neves sólo cobró vuelo cuando el Gobernador apeló al recurso que más le gusta a los medios hiperconcentrados, es decir la crítica furiosa a todo lo que huela a kirchnerismo.

Para ser justos, es necesario apuntar también que el silencio de Carlos Reutemann le permitió a Das Neves un fin de semana en el que Jorge Busti, el ex-Gobernador de Entre Ríos y titular del PJ en esa provincia, lo colocara junto a Felipe Solá en la lista de posibles precandidatos, mientras se sigue esperando al santafesino de las dudas eternas.

Alimentado con esa mezcla y con el permanente optimismo del Gobernador, el Gabinete está casi de fiesta. Es decir los funcionarios llegan tarde, viajan mucho y dedican mucho más tiempo a la lectura de los diarios nacionales que a las tareas que deberían cumplir, una observación crítica que no se le escapa a Das Neves, que viene sufriendo los impactos de varias situaciones críticas.

Por ejemplo, los trabajadores del sector pesquero volvieron a cortar este lunes la Ruta 3, en el Acceso Sur a Puerto Madryn, en reclamo de sus reivindicaciones salariales, un pantano del que no logra salir el Gobierno, cuyas erráticas políticas en este sentido no le han brindado satisfacción alguna, excepto la foto para celebrar acuerdos que casi nunca se cumplen.

Los desmanes policiales, el inoportuno show que brindó la Municipalidad de Trelew apaleando desocupados el mismo día de su re-re-relanzamiento presidencial, son otras de las señales de alerta que surgen alrededor de Das Neves, que parece ser el único que las advierte, dada la pobreza intelectual y política franciscana de sus "operadores nacionales" y de muchos de los integrantes del Gabinete.

Por eso, este lunes los funcionarios volvieron a recibir la misma recomendación, "pónganse la camiseta".

Comentá la nota