Otra cadena de electrodomésticos en riesgo por la caída en las ventas

La caída del consumo está arrasando con el negocio de las casas de electrodomésticos.
La tradicional Bonesi, que supo pasar la hiperinflación y la crisis de 2001, cayó en convocatoria de acreedores y, ahora, la Red Megatone, que lleva 30 años en el interior del país, comenzó a cerrar locales del conurbano bonaerense.

Al parecer, la falta de crédito y la incertidumbre son mucho más fuerte que los planes "canje" que impulsa el Gobierno nacional; por lo que la compañía que conforman Carsa S.A., Electrónica Megatone y Bazar Avenida, decidió cerrar su local de 300 m2 del Shopping Avellaneda –espacio que ya tiene nuevo dueño– y uno de sus dos puntos de venta en Quilmes.

"Se decidió cerrar los locales por una baja en el consumo y un incremento en los costos de importación", afirmó un vocero de la Red. "No nos vamos de la provincia, pero sí hacemos un reacomodamiento", agregó.

Lo cierto es que la casa de venta de electrodomésticos ya decidió no renovar su contrato para estar en la camiseta de Boca Juniors, está sufriendo retrasados en el pago a proveedores, cortes en la cadena de importación y, en un futuro no muy lejano, aumento de precios por el impuestazo a los electrodomésticos que prepara el Gobierno.

Megatone tiene 219 sucursales distribuidas en 22 provincias.

Una de las tres compañías que componen Megatone, Bazar Avenida, está pasando por un momento financiero crítico. Con base en Rafaela, Santa Fe, es la encarga de "servir" a la zona centro y sur del país.

Según el Fideicomiso Financiero Confibono XLII, Bazar acumula una deuda con entidades financieras que asciende a $ 157.096 millones. A esto se le suma la deuda que tiene Consumo S.A., que opera con el nombre de Confina y es la "pata" financiera de Bazar, que trepa a los $ 39.121 millones.

En 2007, la financiera de Bazar había encarado un plan de expansión con locales propios. Sin embargo, se cerraron frente a la caída del consumo y del crédito. Esta deuda está haciendo que la compañía busque liquidez. "Están pagando los sueldos hasta $ 1.700, y están llamando a los deudores ofreciéndoles acuerdos de pago, con recortes de la deuda, para poder obtener efectivo", aseguró una fuente del sector en off the record.

El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, le habría ofrecido ingresar en el REPRO (Programa de Reconversión Productiva) para poder alivianar un poco la carga financiera, pero la empresa aún no tomó la decisión.

Comentá la nota