El PJ, otra vez al borde de la ruptura

El Partido Justicialista quedó otra vez al borde de una ruptura, que otra vez promete hacer mucho ruido: el pase de facturas entre marinistas y vernistas tensó al máximo la cuerda que los mantiene formando parte de una misma estructura.
Pero el panorama no parece dar para mucho más: en las últimas horas, el cruce de acusaciones de altísimo voltaje entre el propio presidente del PJ pampeano, Rubén Marín, y el diputado nacional electo, Roberto Robledo, parece abrirle la puerta a una fragmentación con todas las letras.

Incluso Marín no descarta presentar su renuncia como presidente del PJ si los senadores y diputados electos no respaldan explícitamente la gestión de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

La nueva puja entre marinistas y vernistas surgió a partir de la decisión de los legisladores electos por el PJ el pasado 28 de junio de integrar un bloque propio, alejado del oficialismo kirchnerista a nivel nacional. Marín y los suyos resisten esa decisión y presionan para que se sumen al espacio del Frente Para la Victoria.

"Tiempo inexorable"

"Marín ataca a Robledo u otro dirigente porque no se anima a enfrentar a Verna. Está claro que los ataques son para Verna. Yo dije una vez que Verna se equivocaba en ofrecerle la presidencia a Marín, le estaba poniendo un pulmotor a un enfermo agonizante", planteó Robledo.

Su dura arremetida fue más allá: "Todavía no puede explicar qué hizo por La Pampa como senador, el Gobierno Nacional nos debe plata y él no fue capaz de moverse. Nunca trabajó con el gobernador Jorge, siempre se quejó de que no lo invitaban, pero cuando se lo requirió miró para otro lado. El peronismo de La Pampa no necesita de gente como este Marín. Quizás está haciendo esto porque necesita prensa o quiere venderle a Cristina (Fernández) un peronismo diferente".

El diputado dijo en "Plan B Noticias" (FM Sonar 91.3) que Marín "se tendría que preguntar por qué él no pudo contener a tantos compañeros que se fueron. Se han ido montones".

- ¿Por qué cree que puede ser?

- No tengo ni idea, pero puede ser por su personalismo, su falta de capacidad para dar espacios para que los compañeros sigan creciendo. El peronismo no comienza ni se agota con la figura de Marín. El peronismo es una fuerza política transformadora. Hay que producir un recambio generacional y algunos, como él, se resisten. Pero el tiempo biológico es inexorable y por lo tanto esos recambios se van a ir produciendo. Hay que acompañar el proceso de recambio u oponerse.

- ¿Usted sigue de acuerdo con el hecho de que sea presidente del PJ?

- No estuve muy de acuerdo con que fuera el presidente, creo que para eso hubiésemos confrontado en una interna, eso hubiera expresado a las bases y al afiliado común. Se resolvió así, no debemos desaprovechar la oportunidad de consolidar el movimiento.

- ¿Y cree que en estas condiciones se puede?

- Nadie desconoce la capacidad política de Marín, ni su inteligencia, ni su protagonismo a través del tiempo, pero las cosas no se agotan en cada uno de nosotros. Somos aves de paso. Hay que encarar el recambio abandonando el egocentrismo personal. Ser presidente de una fuerza como el peronismo es un honor, hay que ver si la persona, que tiene una capacidad que nadie le desconoce, está dispuesta a construir, fortalecer, unificar y usar esa inteligencia pensando en un movimiento con proyección hacia el futuro. O si se pretende el egocentrismo y la debilitación de la fuerza, dividirla más, sin ayudar a nadie... Hay que ver a qué apuesta él como presidente del partido.

Comentá la nota