Otorgando exenciones, Mendoza busca beneficiarse del blanqueo de capitales

El Gobierno insistirá con un proyecto trabado en la Legislatura que suspende el pago de impuestos para atraer inversiones.

Primero frente a la Presidente Cristina Fernández y luego ante el titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray, sobre fines de la semana pasada el gobernador Jaque dio su apoyo expreso a la iniciativa de repatriación de capitales que impulsa el Gobierno Nacional y rige desde el 1 de enero de 2009.

Pero no se quedó ahí, en el mismo acto el mandatario provincial fue más allá y le informó a ambos que su gobierno envió a la Legislatura un proyecto de ley que busca incentivar el retorno de bienes a cambio de beneficios fiscales.

Detrás claro hay un doble propósito: mostrarse una vez más incondicional a las políticas del gobierno de Cristina y, por otro, adelantarse frente al resto de las provincias y salir a dar beneficios para tratar de captar inversiones en lo que promete ser un año complicado, admitió ayer Raúl Mercau, subsecretario de Financiamiento.

No se trata de un nuevo proyecto de ley que adhiera a la norma nacional (26.476) que el Ejecutivo envió al Congreso para su aprobación el 19 de diciembre abriendo a partir del 1 de enero de 2009 una moratoria de seis meses con condonación de intereses punitorios y rebaja de impuestos para quienes blanqueen su dinero no declarado o bien traigan de vuelta al país los fondos que tienen en el exterior (Ver Claves...).

Lo que Jaque sacó a relucir a nivel nacional es uno de los proyectos que la oposición en la Legislatura provincial le bochó en su tratamiento en comisión con vistas a ser tratado en la última semana de labor parlamentaria junto con la opción para el gobierno provincial de saltarse los procesos licitatorios que establece la Ley de Contabilidad en proyectos de hasta $ 7 millones.

Lo que prometió hacer Jaque en Buenos Aires significa en Mendoza volver a insistir enla Legislatura para que en febrero, cuando se reanuden las actividades, el proyecto oficial de atracción de inversiones (que sigue en tratamiento en comisión) pueda ser convertido en ley.

Algunos estudios privados indican que podrían ingresar al país entre 15% y 20% de los fondos invertidos afuera, ya sea en cuentas del exterior o los pesos convertidos a dólares "en el colchón" y por lo tanto fuera del sistema. Esta cifra equivale hoy a cerca de U$S 10.000 millones.

La idea es captar todo lo que se pueda de este dinero y para ello el Gobierno provincial elaboró y envió a la Legislatura un proyecto con 47 artículos que propone incentivos fiscales para la creación de nuevos puestos de trabajo y para la atracción de inversiones en sectores tecnológicos con prioridad y industriales con valor agregado.

Para facilitar la instalación de empresas e inversiones en sectores de alta tecnología y los altamente demandantes de mano de obra, como son el desarrollo del software, call centers, web hostings (alojamientos de sitios de Internet), laboratorios farmacéuticos, entre otros, el beneficio propuesto es la exención del 100% del pago de impuestos provinciales (Ingresos Brutos, Sellos e Inmobiliario) por 10 años y estabilidad fiscal por ley durante ese período.

En cambio, para inversiones industriales, turísticas y en agro (sólo en complementación con la industria), se prevé el otorgamiento de un crédito fiscal por el equivalente al 30% del monto total de la inversiones propuesta.

El Ejecutivo provincial buscará que este proyecto sea ley en febrero. "La Legislatura no le ha dicho que no sino que lo ha mandado a comisión. La oposición nos marcó la cancha pero hay consenso para aprobar este ley", dijo Mercau.

Comentá la nota