Otorgan $ 800 millones para promover las inversiones

El Gobierno dispuso $ 800 millones iniciales para otorgar en concepto de beneficios fiscales a aquellas empresas que presenten proyectos de inversión realizados entre octubre de 2007 y 2010.
Los ministros de Economía, Amado Boudou, e Industria y Turismo, Débora Giorgi, lanzaron el proceso licitatorio para la adjudicación de los cupos en el marco de la Ley de Promoción de Inversiones.

La norma, sancionada el año pasado y recientemente reglamentada, fija un cupo de $ 3.600 millones en tres años para que grandes y pequeñas empresas puedan obtener la devolución anticipada del IVA o la amortización acelerada de su capital y, de esa manera, contar con condiciones más favorables para invertir. "En este momento de la economía argentina y mundial, nos parece que es particularmente importante poner en funcionamiento mecanismos de este tipo", manifestó Boudou. Tras reconocer que la inversión cayó en la Argentina este año, "al igual que en todo el mundo", el funcionario sostuvo que la ley de promoción de inversiones es "una herramienta clave para el crecimiento".

La apuesta, claramente, es a captar inversiones para 2010, ya que la ley también contempla el beneficio para inversiones ya realizadas durante 2008 y 2009.

Según anunciaron los ministros, que decidieron informar lo mismo en dos comunicados separados, los proyectos deberán presentarse durante los próximos dos meses ante la Unidad de Evaluación de Industria y, en caso de ser seleccionados, "obtendrán el beneficio correspondiente en el término de seis meses", enfatizó Giorgi. Uno de los principales problemas del régimen anterior –impulsado durante la gestión del ex ministro, Roberto Lavagna– fueron las importantes demoras que existieron para que las compañías pudieran gozar del beneficio. Por ejemplo, iniciativas presentadas en 2006 o 2007 recién fueron aprobadas y publicadas en el Boletín Oficial meses atrás.

El cupo de $ 3.600 millones será repartido en tramos. El primer llamado, anunciado ayer, fue por $ 800 millones, de los cuales $ 500 millones serán para grandes empresas y $ 300 millones, para Pymes. La ministra explicó que las firmas deberán optar entre uno de los dos beneficios, con la excepción de los que se destinen a producir exclusivamente para la exportación o los denominados de "producción limpia", que protejan el ambiente, que podrán gozar tanto de la devolución anticipada del IVA como de la amortización acelerada.

Entre los requisitos que se tendrán en cuenta para obtener el beneficio, la ministra mencionó "la inversión en bienes de capital, la generación de puestos de trabajo genuina, las obligaciones tributarias del solicitante al día y la presentación de garantías por un valor equivalente al 10% del beneficio solicitado".

Comentá la nota