En otoño, la máxima del año: 36º

La ola de calor en marzo registró su pico más alto este sábado.
Tal co­mo una pos­tal de ene­ro, gran nú­me­ro de per­so­nas se dio ci­ta es­te do­min­go en el río pa­ra com­ba­tir el gran ca­lor de es­te fin de se­ma­na, que re­gis­tró el sá­ba­do la ma­yor tem­pe­ra­tu­ra del año con 36 gra­dos. A pe­sar de que la tem­po­ra­da de ve­ra­no fi­na­li­zó el 21, el asa­do, el ma­te y una tar­de al ai­re li­bre pa­re­cie­ron ser los de­no­mi­na­do­res co­mu­nes que reu­nie­ron a fa­mi­lias y a gru­pos de jó­ve­nes pa­ra dis­fru­tar del agua y el sol.

Adul­tos, ado­les­cen­tes y ni­ños des­ple­ga­ron gran can­ti­dad de ac­ti­vi­da­des ve­ra­nie­gas co­mo tor­neos de fút­bol y vó­ley so­bre la are­na, en los que pri­ma­ban los re­ce­sos pa­ra la con­su­mi­sión de al­gu­na be­bi­da que apla­ca­ra el ca­lor.

En es­tos úl­ti­mos días del mes de mar­zo se es­tu­vie­ron re­gis­tran­do va­lo­res tér­mi­cos por en­ci­ma de los 30 gra­dos. In­clu­so, es­tan­do en oto­ño ya, la tem­pe­ra­tu­ra más ba­ja se pro­du­jo ha­ce un mes, el día 23 de fe­bre­ro con 11.1 gra­dos.

En 2007 los tem­pe­ra­tu­ras de los úl­ti­mos días de mar­zo es­tu­vie­ron en un ran­go de 20 a 22 gra­dos. Lo mis­mo ocu­rrió en 2008, cuan­do el pro­me­dio de tem­pe­ra­tu­ra en es­ta épo­ca fue de 22 gra­dos. Es­tos dos años, a di­fe­ren­cia de 2009, re­gis­tra­ron sus tem­pe­ra­tu­ras má­xi­mas los pri­me­ros días de ene­ro, en el ca­so de 2007 el pri­me­ro y en 2008, el 6.

So­bre es­te fe­nó­me­no, Ro­ber­to Sei­ler, pro­fe­sor de Agro­me­teo­ro­lo­gía de la Fa­cul­tad de Agro­no­mía y Ve­te­ri­na­ria de la Uni­ver­si­dad, ex­pli­có que las al­tas tem­pe­ra­tu­ras que se han vi­sua­li­za­do es­tos úl­ti­mos días se de­ben, en­tre otros fac­to­res, a la fal­ta de llu­vias. Y agre­gó: "Si bien es­tas tem­pe­ra­tu­ras se en­cuen­tran den­tro de la va­ria­bi­li­dad cli­má­ti­ca de la épo­ca y en al­gu­nas opor­tu­ni­da­des en años an­te­rio­res es­te fe­nó­me­no ocu­rrió, lo que no es nor­mal en la épo­ca de oto­ño, que se ca­rac­te­ri­za por un al­to por­cen­ta­je de hu­me­dad en los sue­los, es que ha­ya po­cas pre­ci­pi­ta­cio­nes co­mo ocu­rrió en el úl­ti­mo mes. Só­lo se re­gis­tra­ron me­nos de 10 mi­lí­me­tros, un nú­me­ro pa­ra na­da sig­ni­fi­ca­ti­vo".

A su vez, afir­mó que la fal­ta de agua su­ma­da a la fuer­te in­ci­den­cia del sol que to­da­vía es­tá pre­sen­te es­te mes ge­ne­ra es­ta ola de ca­lor.

Se­gún in­di­can los pro­nós­ti­cos, los al­tos va­lo­res tér­mi­cos que os­ci­la­rán en­tre los 29 y 30 gra­dos se ex­ten­de­rán has­ta el jue­ves. Pa­ra el día vier­nes se es­pe­ran llu­vias, pe­ro la má­xi­ma que es­tá pro­nos­ti­ca­da es de 27 gra­dos.

La opi­nión ge­ne­ra­li­za­da en la gen­te que pa­só su tar­de en el río es que ha­ce 10 años que los al­tos va­lo­res tér­mi­cos no se da­ban al co­mien­zo de la tem­po­ra­da oto­ñal en Río Cuar­to.

Comentá la nota