La OTAN rescató a un periodista en un audaz operativo

Stephen Farrell, de The New York Times, había sido secuestrado el viernes pasado en Kunduz
KABUL.- En un cinematográfico operativo que les costó la vida a un intérprete afgano y a un soldado británico, un periodista irlandés del diario norteamericano The New York Times que había sido secuestrado por los talibanes en Afganistán fue liberado por un grupo comando británico.

Stephen Farrell y su intérprete Sultan Munadi habían sido secuestrados en la provincia de Kunduz mientras hacían un reportaje sobre un bombardeo de dos camiones cisterna por fuerzas de la OTAN que les costó la vida a un número indefinido de civiles.

Mohammed Sami Yowar, vocero del gobernador de Kunduz, relató que comandos de la OTAN descendieron de helicópteros en la casa donde estaban los rehenes y se desencadenó un intenso tiroteo.

The New York Times informó ayer que Farrell había llamado anteanoche por teléfono al editor de la sección internacional para decirle a los gritos: "¡Estoy fuera! ¡Estoy libre!". Farrell, que también se comunicó con su esposa, relató que él y sus captores oyeron el ruido de los helicópteros antes del operativo de rescate.

"Estábamos todos en una habitación y los talibanes comenzaron a correr. Era obviamente una redada. Creíamos que nos iban a matar", agregó. "Se oían disparos por todos lados. Había voces británicas y afganas. Luego, Munadi salió gritando «¡periodistas!, ¡periodistas!», pero se desplomó tras ser alcanzado por los disparos", continuó el reportero, que no pudo precisar si Munadi murió a causa de un disparo de los talibanes o de la OTAN. Según el gobernador de Kunduz, Mohammed Omar, el periodista afgano fue muerto "por los talibanes".

En Londres, el Ministerio de Defensa anunció poco después la muerte de uno de sus soldados en la operación, sin dar más detalles. Además, "una mujer y un niño que estaban en la misma habitación donde se hallaban los periodistas también murieron", declaró Abdul Wahid, jefe del distrito donde se realizó la operación.

Farrell es el segundo periodista de The New York Times secuestrado en Afganistán en menos de un año. David Rhode fue raptado en noviembre de 2008 cerca de Kabul junto con un periodista afgano y un chofer que lo acompañaban. Según el diario, Rhode consiguió escaparse en junio de 2009.

La espectacular liberación de Farrell se produjo en un contexto de violencia como no se había visto en ocho años de conflicto entre los talibanes y las fuerzas dirigidas por Estados Unidos que los expulsaron del poder a fines de 2001.

Comentá la nota