La OTAN abre una nueva era con Rusia

El secretario general de la alianza atlántica propuso a Moscú crear un escudo antimisiles conjunto; cauto entusiasmo en el Kremlin
BRUSELAS.- Un día después de que Estados Unidos renunció al polémico escudo antimisiles en Europa del Este, la OTAN abrió ayer las puertas a una nueva era y propuso a su ex enemigo, Rusia, poner en marcha un sistema defensivo conjunto en el Viejo Continente para contrarrestar las "amenazas externas".

"Deberíamos explorar el potencial de ligar los sistemas balísticos de defensa de Estados Unidos, la OTAN y Rusia´´, planteó el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, en su primera intervención oficial desde que asumió el cargo el mes pasado y que, por el tenor de su contenido, podría entrar a formar parte de los anales de la historia de la alianza atlántica.

De concretarse la propuesta, quedaría sepultada en el olvido la política de disuasión nuclear imperante hasta hace bien poco entre Occidente y Moscú, que marcó los años de la Guerra Fría (1945-1989) entre Estados Unidos y sus aliados contra la extinta Unión Soviética y sus países satélites.

"Tanto la OTAN como Rusia tienen amplia experiencia en la defensa balística. Deberíamos trabajar ahora para combinar esta experiencia para nuestro natural beneficio", señaló Rasmussen.

Como primera reacción ante la innovadora iniciativa, el embajador de Rusia ante la OTAN, Dmitri Rogozin, calificó de "muy positiva" la idea de la alianza atlántica. "Hoy constatamos una calidad diferente [en las relaciones con la OTAN]. Esperemos que esto se corresponda con los intereses de Rusia", subrayó Rogozin, con cautela.

El secretario general de la OTAN propuso a Moscú la apertura de un nuevo capítulo en las relaciones con la alianza atlántica, congeladas tras la guerra de Georgia en agosto del año pasado. "Empleamos demasiada energía en lo que nos separa. En vez de eso, deberíamos concentrarnos en lo que nos une", añadió.

La iniciativa de la OTAN está relacionada con el creciente aumento de la amenaza de proliferación nuclear proveniente, entre otros países, de Corea del Norte y de Irán, los eventuales "nuevos enemigos" de la Alianza Atlántica, además de la amenaza terrorista mundial.

"Propongo que iniciemos una revisión conjunta de las amenazas y retos comunes de la OTAN y de Rusia", dijo Rasmussen, que propuso un acuerdo de base, sobre la cual se pueda profundizar la cooperación.

El secretario de la alianza atlántica planteó de esta manera un giro histórico en las relaciones entre la OTAN y Rusia, con el objetivo de "superar los prejuicios mutuos heredados de la época de la Guerra Fría".

* Foro: ¿Qué opina del panorama internacional?

No obstante, a pesar de la satisfacción inicial, el embajador Rogozin instó a mantener la cautela, al recordar que en varias ocasiones se han producido intentos por abrir nuevos caminos en las relaciones entre la OTAN y Rusia, que finalmente fracasaron. "Si hubiese nacido ayer, estaría encantado con las declaraciones del señor Rasmussen. El problema es que no he nacido ayer", se lamentó el embajador ruso, quien insistió en la "necesidad vital" de mejorar las relaciones entre ambos bloques.

"La cooperación con Rusia no es una cuestión de elección, sino una necesidad. Espero que las palabras de Rasmussen se vean acompañadas de una acción inmediata", agregó.

Putin pide más

El anuncio del político conservador danés se produjo justo un día después de que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, renunció a instalar en Europa el escudo antimisiles estadounidense, considerado "hostil" por Rusia.

El primer ministro de Rusia, Vladimir Putin, dijo que espera nuevas decisiones "acertadas y valientes" de la Casa Blanca. "La última decisión del presidente Obama, que anuló los planes de emplazar un tercer escalón de defensa antimisiles en Europa, nos anima y tengo una gran esperanza en que tras esta decisión tan acertada y valiente se produzcan otras", dijo.

El jefe de gobierno ruso indicó que Moscú en particular espera "la derogación total de todas las restricciones para la colaboración con Rusia y para la transferencia de altas tecnologías a Rusia". Además, Putin dijo que confiaba en que se eliminen las barreras que todavía impiden el ingreso de Rusia, Bielorrusia y Kazakhstán en la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Rusia ha intentado durante años que Estados Unidos eliminara las restricciones sobre el comercio bilateral

Comentá la nota