Ortiz Pellegrini se dijo "perseguido" pero el PJ ratificó la acusación

Al pronunciar su descargo ante la comisión parlamentaria que lo investiga, el legislador juecista Miguel Ortiz Pellegrini se dijo ayer "perseguido" por el oficialismo "porque –argumentó– me han acusado sin pruebas".
El titular del bloque del Frente Cívico fue acusado, en mayo pasado, por el jefe de la bancada de Unión por Córdoba, Daniel Passerini, de seguir patrocinando causas de contenido patrimonial contra el Estado, a pesar de que el artículo 88 de la Constitución provincial se lo prohíbe.

La acusación pasó a la Comisión de Asuntos Institucionales, integrada por parlamentarios de distintos bloques –aunque con mayoría oficialista–, que pidió todos los antecedentes del caso y ayer escuchó, durante 52 minutos, el alegato o descargo del acusado.

Ahora la comisión se tomará dos o tres semanas para emitir el dictamen correspondiente, con dos posibilidades: podrá aconsejar una eventual sanción o, en su defecto, el archivo de la acusación. También puede ocurrir que emita dos dictámenes distintos: uno en mayoría y otro en minoría.

Como estos pronunciamientos no son vinculantes, el PJ deberá lograr el apoyo de 47 votos en el plenario legislativo para intentar aplicar una sanción a la principal espada de Luis Juez en el parlamento provincial. Hasta ahora, no los tiene.

Argumentos. Ortiz Pellegrini sostuvo ayer que de las 233 causas que analizó la comisión por pedido de los acusadores "sólo se formularon cargos en dos": el patrocinio de varios choferes contra la empresa de transporte municipal Tamse, y el de un policía retirado contra el jefe de la fuerza.

El dirigente juecista, que también se reconoce como un abogado exitoso, negó seguir a cargo del patrocinio de los choferes (dijo que "la recepción de una notificación judicial no es prueba de estar ejerciendo un patrocinio"), y reiteró que el Jefe de Policía "no es el Estado provincial, como tampoco lo es la Caja de Jubilaciones", agregó a propósito de otro litigio en el que participa y por el que también fue cuestionado.

En resumen, para Ortiz Pellegrini "no hay pruebas" de que haya violado el artículo 88 de la Constitución, y tampoco de que haya incurrido en "actitudes indignas", como le achacó Passerini. En este sentido, se dijo víctima de una persecución política "porque es inaudito que un oficialismo que perdido las elecciones trate de expulsar al jefe de la bancada opositora que le ha ganado", argumentó.

Passerini, que escuchó con atención el descargo del juecista, negó que se trate de una persecución política: "No es una persecución política, sino una defensa de la Constitución provincial y de la dignidad de la Unicameral que Ortiz Pellegrini ofendió".

Para el acusador, los argumentos del jefe de la bancada del Frente Cívico fueron "endebles". Aseguró que, más allá de lo que diga Ortiz Pellegrini, "hay al menos hay nueve causas patrocinadas por él después de que asumió como legislador". Y agregó: "Dice que lo perseguimos por la derrota electoral, cuando, en realidad lo denunciamos en mayo, más de un mes antes de los comicios".

Comentá la nota