Ortiz Batalla irá al Banco Ciudad y buscan impedir que se vacíe el directorio

El ex vice de Massalin Particulares reemplazará a Rogelio Frigerio en la entidad financiera porteña.

Javier Ortiz Batalla será el presidente del Banco Ciudad en reemplazo de Rogelio Frigerio, que a partir del 10 de diciembre migrará al ministerio del Interior de la Nación. Según pudo averiguar LPO, la confirmación oficial sería sólo cuestión de horas, ya que no existía ningún otro nombre que estuviera siendo barajado por el equipo del PRO para ese puesto.

Ortiz Batalla, de 56 años, es un economista nacido en Tandil que se desempeñaba como economista jefe de la entidad porteña, cargo en el que sucedió en enero del año pasado a Luciano Laspina, quien asumió como diputado por Santa Fe cuando Miguel Del Sel renunció a su banca en la Cámara Baja.

El futuro titular del Ciudad supo ser vicepresidente de la tabacalera Massalin Particulares S.A, que comercializa los cigarrillos Philip Morris, Malboro y Parliament, entre otras. También tuvo un paso por el ministerio de Economía nacional.

El jefe de gobierno electo, Horacio Rodríguez Larreta, deberá enviar el pliego de Ortiz Batalla a la Legislatura junto con el de dos directores más. Es que no sólo Frigerio dejará su silla vacía, sino también el viceprediente del Ciudad, Juan Curutchet, quien va al Banco Provincia, y Miguel Braun, que irá a la secretaría de Comercio, bajo la órbita del ministerio de Desarrollo Productivo que conducirá Francisco Cabrera.

Larreta deberá recurrir a algún tipo de artilugio legal para que el banco pueda seguir funcionando. Es que con la ida de Frigerio, Curutchet y Braun, el directorio se quedará sin quórum, ya que necesita como mínimo de cuatro miembros. Con su partida, sólo quedarán los directores Alicia De Antonis para representar al oficialismo porteño, y la camporista Andrea Pietrobuono y Raúl Fernández por el Frente para la Victoria.

De acuerdo a la Carta Orgánica de la entidad, la renovación de autoridades debería ser en febrero, pero si se espera a ese mes la cúpula del banco no podrá tomar ninguna decisión. De ahí la necesidad de Larreta de apresurar el mecanismo para designar a Ortiz Batalla, su vice, y un director más, para que vuelva a haber un mínimo de cuatro miembros y por ende quórum.

En rigor, con la designación del nuevo presidente ya bastaría para que el directorio vuelva a funcionar, pero obligaría al otro director a que nunca falte y las discusiones reñidas debería saldarlas siempre con su voto doble, lo que le daría una dinámica políticamente chocante.

En el debate de la Legislatura también se deberá definir a qué bloque le dan los dos directores por la minoría, ya que luego de la designación de Martín Lousteau como embajador en los Estados Unidos, su espacio político difícilmente pueda posicionarse como oposición en el parlamento porteño. Por lo cual es probable que el kirchnerismo vuelva a quedarse con esas dos sillas, aunque todo dependerá de los acuerdos políticos que lleguen entre el PRO, el FPV y ECO.

Coment� la nota