Ortega tuvo un regreso casi ideal en el empate de River con Estudiantes

El jujeño hizo un gol en tiempo de descuento para el 1-1 final en el Monumental. Desábato había abierto la cuenta para el conjunto de Sabella, que terminó con diez por la expulsión de Maximiliano Núñez. El Pincha se despidió de la pelea por el título.
River Plate consiguió hoy un agónico empate con Estudiantes de La Plata 1-1 en el estadio Monumental, gracias a un gol sobre la hora del ídolo Ariel Ortega, en otro partido correspondiente a la 16ª fecha del torneo Apertura. Fue el regreso del Burrito a la titularidad tras varios partidos.

El conjunto platense se puso en ventaja con un cabezazo de Leandro Desábato, a los 31 minutos del primer tiempo, pero cuando el partido se terminaba Ariel Ortega empujó la pelota hacia el fondo de la red, luego de que quedara casi dormida en el área chica.

El árbitro Federico Beligoy, que tuvo un mal partido, le anuló mal lo que pudo ser el segundo gol de Estudiantes a Enzo Pérez, cuando el Pincha ya ganaba 1-0 y expulsó, por doble amonestación, a Maximiliano Núñez.

El entrenador del conjunto platense, Alejandro Sabella, puso lo mejor que tenía a disposición, pensando en aceitar el funcionamiento de cara al Mundial de Clubes de Abu Dhabi, y no le salió del todo bien porque se fueron lesionados Juan Manuel Salgueiro y Enzo Pérez. River, más allá de la satisfacción por el agónico empate, dio un paso atrás en la levantada futbolística que insinuó en las últimas fechas.

Ortega tuvo un discreto partido pero escribió otra página emotiva en su carrera, después de reponerse de una nueva recaída y volver a la titularidad.

A la defensa del equipo millonario le costó hacer pie en los primeros minutos, por eso casi le convierten en la primera llegada de peligro en el partido, que fue evitada por un despeje de Nicolás Sánchez sobre la línea ante un débil cabezazo de Mauro Boselli.

La respuesta de River llegó a los 11, por medio de un remate desde afuera del área sin consecuencias del movedizo Diego Buonanotte, y un minuto después con un centro de Paulo Ferrari que no pudo conectar Mauro Rosales.

Después de esa acción, Rosales debió salir por una molestia y su lugar lo ocupó Daniel Villalva, quien también desperdició una chance a los 25', tras un desborde de Roberto Pereyra.

Seis minutos después llegó la ventaja para Estudiantes, con una de sus mejores armas, la pelota detenida, ejecutada por Verón y capitalizada por Desábato, con un cabezazo que dejó sin respuesta a Daniel Vega.

En la última jugada del primer tiempo, que dejó la sensación que Estudiantes se pudo ir con una ventaja mayor, Salgueiro remató al cuerpo de Vega y nadie llegó para el rebote.

Antes del final de la etapa llegó la primera preocupación de la noche para Sabella, porque debió reemplazar a Salgueiro lesionado por Maximiliano Núñez.

El inicio del complemento mostró a dos equipos dispuestos a la fricción y Beligoy debió acudir a las tarjetas amarillas para que se dediquen a jugar. Estudiantes tuvo más chances de aumentar en los pies de Verón, de tiro libre, y en un mano a mano, a los 17, del ingresado Leandro González, quien entró por el lesionado Enzo Pérez.

A los 30, Beligoy le mostró la segunda tarjeta a Maximiliano Núñez y Estudiantes se quedó con diez, impulso para que los locales vayan en busca del empate.

Astrada sacó a Villagra y puso al delantero Gustavo Fernández, que poco pudo hacer en los últimos minutos junto a Mauro Díaz y el Keko Villalva, quien tuvo un cabezazo en el palo.

En la última del partido, Buonanotte remató y Damián Albil le dejó el rebote a Ortega en los pies para que la empuje, y el ?Burrito', acostumbrado a esas instancias dibujó una mueca de felicidad en los hinchas de River.

El partido se fue con un River que no define su identidad, y con Estudiantes, que ya tiene la mente en Abu Dhabi, defendiendo ?sin éxito- como si hubiese jugado un Mundial de Clubes anticipado.

Comentá la nota