La orquesta se quedó en Nueva York

El acercamiento entre los gobiernos de Estados Unidos y Cuba no es camino recto ni fácil. La misma semana que la sede diplomática norteamericana en la isla invitó a un cóctel a un grupo de veteranos artistas cubanos identificados plenamente con la Revolución, en Nueva York el gobierno federal negó las visas pedidas por la Filarmónica de ese estado para tocar en La Habana.
La gira de la famosa orquesta tenía la aprobación del gobierno de Barack Obama, pero no logró sortear las trabas de la conservadora burocracia norteamericana. Los músicos ya habían conseguido sus visas especiales para viajar a la isla, pero no pudieron convencer a los funcionarios públicos de entregar autorizaciones para los 150 patrocinantes que pagaron diez mil dólares cada uno para financiar las dos presentaciones programadas para La Habana, una el 30 de octubre y la segunda el 2 de noviembre.

Las actuales restricciones que pesan sobre los que quieren viajar a Cuba sólo permiten autorizaciones en casos excepcionales, como artistas y académicos, aunque no siempre se consiguen. En el caso de la Filarmónica de Nueva York el problema fue que en el reglamento no existe la categoría de patrocinadores. Acostumbrados a las situaciones políticas complicadas, los músicos anunciaron que postergan las presentaciones hasta que encuentren una solución. El año pasado la orquesta realizó una gira por el país más hermético del mundo, Corea del Norte.

Casos como el de la Filarmónica de Nueva York dejan al desnudo, dentro y fuera de Estados Unidos, el nivel de irracionalidad que alcanzó el bloqueo contra Cuba. Como un pulpo, el embargo inicial fue creciendo hasta alcanzar todos los aspectos de la relación bilateral. Por eso el presidente Obama quiere comenzar por aflojar las restricciones en los temas secundarios. Esta semana, la oficina estadounidense de auditoría gubernamental (GAO, según sus siglas en inglés) le dio la luz verde para hacerlo.

"El presidente tiene discrecionalidad para flexibilizar más las restricciones sobre los viajes, las remesas, los regalos y el comercio con Cuba", señaló el informe de GAO. El texto sostieme que Obama podría flexibilizar aún más el embargo si lo desea. Propone otorgar un permiso general a personas que actualmente necesitan una licencia específica para viajar a Cuba, como periodistas, académicos o estudiantes. Además sugiere aumentar el monto permitido para viajar a la isla, actualmente establecido en 3000 dólares.

Comentá la nota