Orlando quedó a un paso de la hazaña.

En un espectacular partido, de definición agónica, con anotaciones increíbles y resuelto en un suplementario, Orlando venció como local a Cleveland 116 a 114 (igualado en 100), puso la serie 3 a 1 y quedó triple match point en la final del Este de la NBA. Sólo nueve equipos en la historia revirtieron un parcial 1-3.
Dwight Howard, con 27 puntos, 10 de ellos en el tiempo extra, fue el goleador junto a Rafer Alston (26) y Mickael Pietrus (17). Clave fueron los triples: 17 de 38, que fue récord para la franquicia.

LeBron James, que anotó tiros decisivos, falló los últimos y abuso de su individualismo. La estrella de Cleveland terminó con 44 puntos (9 de 19 dobles y 4 de 10 triples), 12 rebotes y 7 asistencias, pero también 8 pérdidas.

Comentá la nota