Orgía en la comisaría: el jefe de Policías opinó que los efectivos deben ser separados de la fuerza

Además, Juan Carlos Caleri confirmó que las personas que participaron en la supuesta fiesta sexual en la Comisaría 45 de Dorrego fueron suspendidas por 60 días. Hay siete policías implicados.
El jefe de Policías, Juan Carlos Caleri, opinó que los efectivos que participen de orgías en dependencias policiales deberían ser separados de la fuerza, coincidiendo con las declaraciones que realizó el ex ministro de Seguridad, Leopoldo Orquín.

"Para mí el personal policial que realiza esa actividad en una dependencia debe ser sancionado con la mayor de las penas, que no sea más policía", aseguró Caleri a diariouno.com.ar.

"Es una actividad totalmente reprimida que en la faz pública no se debe realizar. Debido a estas situaciones que quedaron demostradas y, a través de la investigación que hizo la Inspección General de Seguridad, las personas que participaron en esa actividad en la Comisaría 45 de Dorrego fueron notificadas de la disponibilidad por 60 días", explicó el funcionario.

Además, ya son siete los oficiales que fueron reconocidos y que pasaron a suspensión preventiva, por 60 días, por estar involucrados en lo que habría sido una fiesta dentro de la comisaría 45 de Dorrego.

La suspensión preventiva de 60 días se podría prorrogar por dos meses más. Esta medida implica que los uniformados cobren, mientras dure el proceso, la mitad de su sueldo y la imposibilidad de acceder a un ascenso.

Pero desde la IGS enviaron una compulsa a la justicia para que se investigue si además de la falta que cometieron hay una constitución de algún delito, por lo que la situación de los siete suspendidos podría complicarse aún más.

A pesar del peso de la situación y el escándalo que generó en el ámbito de la seguridad, Caleri señaló que "como jefe de Policías de la situación que ocurrió el año pasado no estaba enterado en forma directa y concreta, sabíamos que había una investigación y que se habían tomado declaraciones".

El policía retirado señaló que "no por la acción de cinco policías supongamos que todos los policías hacen lo mismo en todas las dependencias, creo que esto es una excepción".

Además manifestó que los controles están dispuestos desde hace tiempo sobre las distintas dependencias, en el accionar policial en la calle y en sus tareas administrativas, verificando que cada efectivo realice aquello que le fue encomendado.

En cuanto a las declaraciones de Leopoldo Orquín, hoy uno de los integrantes de la Inspección General de Seguridad y quien opinó que el cargo de Jefe de Policías debe ser ocupado por un civil, Caleri dijo que "la Dirección de Policías puede estar a cargo de un policía en actividad, de un civil o de un policía retirado como en mi caso".

Agregó que "yo creo que si el Ministerio me puso en esta función estoy legalmente ocupando la función a la que fui designado. Yo hago respetar la ley tanto administrativa como procesal y penal".

Comentá la nota