Organizaciones sociales realizarán diversos reclamos en la Secretaría de Desarrollo Social.

Organizaciones sociales se concentrarán este lunes a partir de las 10.30 horas en la sede de la Secretaría de Desarrollo Social de la Comuna, que encabeza Fernando Gauna. Mediante un comunicado de prensa, explicaron que "el reclamo abarca más cantidad y mejor calidad de alimentos mientras dure la emergencia sanitaria, controles médicos para los vecinos de los barrios (en mucho no hay salas) y la distribución gratuita de los módulos escolares para el período de receso de las clases".
Y también "la continuidad de trabajos en la obra pública que el Municipio se comprometió con las organizaciones y un aumento en los planes sociales que son hoy el único ingreso para cientas de familias inmersas en la marginalidad de la desocupación".

La Agrupación Nueva Esperanza, el Movimiento Teresa Rodríguez, Barrios Unidos en Lucha, Corriente Clasista y Combativa y Polo Obrero remarcaron que "la gripe A, lo reconocieron autoridades municipales, golpea con más fuerza a los sectores más humildes, pero no es suficiente la atención que se brinda a los más desprotegidos. La falta de una alimentación saludable, de vivienda digna y cálida, la precaria atención en las salas sanitarias por carencia de insumos y profesionales, se conjugan en detrimento de la calidad de vida de la población de los barrios periféricos".

A reglón seguido, subrayaron que "la gripe ‘porcina’ (A H1 N1) aparece en nuestra ciudad, así como en el resto del país, como un nuevo problema que genera preocupación en nuestros barrios. Las enfermedades como la gripe estacional que año tras año causa miles de muertos, la tuberculosis, bronco espasmos y neumonías son moneda corriente en los barrios más carenciados, debido a la falta de trabajo que nos impide acceder a una buena alimentación (una parte importante de nuestra población depende de un bolsón de alimentos secos entregado por el servicio social de los centros de salud), la falta de una vivienda seca y cálida, la falta de programas sanitarios que permitan prevenir este tipo de enfermedades, la falta de abrigo, la falta de servicios básicos como agua, cloaca, gas, luz, etc. Como así también la falta de un sistema de atención primaria de la salud acorde a esta situación de emergencia sanitaria que no es de hoy sino de mucho tiempo, ya que en nuestros barrios estas enfermedades evitables se han instalado, por las malas condiciones de vida de la población, para no irse".

Puntualizaron que "la desocupación no nos permite acceder a la canasta básica de alimentos y cubrir las necesidades de alimentación de nuestras familias, por lo cual nuestros chicos dependen de los comedores escolares y de nuestras propias cocinas comunitarias para garantizarse una dieta mínima. Pero hoy la situación se agrava aún más debido a que por el receso escolar los comedores de las escuelas han dejado de funcionar y sólo están entregando una bolsa muy reducida de alimentos secos cada 15 días, y los CDI (Centro de Desarrollo Infantil) municipales tampoco están brindando la vianda, con lo cual la emergencia alimentaria en los barrios más humildes se profundiza, poniéndonos en peores condiciones para resistir a esta nueva enfermedad".

"A su vez, la precariedad de nuestras viviendas, donde es frecuente encontrar condiciones de hacinamiento (no hay posibilidades de cumplir con el aislamiento en caso de que un familiar se enferme), techos deteriorados, pisos de tierra, paredes de chapa u otros materiales no aislantes, falta de calefacción, etc., no nos brinda el suficiente resguardo y abrigo para soportar las bajas temperaturas que ya han comenzado a calar hondo en nuestros cuerpos con bajas defensas, y que por estos días ha provocado una muerte. A esto se suma que muchas familias ya no acuden a los centros de salud barriales producto del deterioro en el que se encuentra la salud pública (no hay Centros de salud en todos los barrios, no hay médicos y enfermeros suficientes, no hay insumos y medicamentos suficientes, no hay atención las 24 horas y tampoco hay guardias los fines de semanas) lo que provoca la recurrente falta de respuesta ante nuestros problemas de salud. Y como si esto ya no fuera grave, los nuevos tarifazos amenazan con deteriorar aún más nuestras magras economías familiares", indicaron.

Ante esta situación, las señaladas organizaciones reclaman "mayor cantidad de alimentos, con mejoras en la calidad, para abastecer nuestras cocinas comunitarias. Mientras dure la emergencia sanitaria, alimentos frescos y secos para que las familias puedan cubrir su alimentación básica. Distribución gratuita por parte del municipio y la provincia de los módulos escolares para este período de receso de las clases, para que nuestros chicos no pierdan continuidad en su aprendizaje. Operativos sanitarios con médicos y enfermeros que puedan hacer controles del estado de salud de los vecinos. Continuidad en los trabajos que el Municipio se comprometió a generar (arbolado, construcción de veredas en plazas y el cementerio, construcción de viviendas, etc.). Que los mecanismos administrativos se agilicen para que las obras no se detengan. Inicio en el mes de julio de la capacitación para las nuevas cooperativas, con el correspondiente pago de la misma. Mayor cantidad de puestos de trabajo en la obra pública. Concreción del Programa de mejoramiento de viviendas 'Mejor Vivir', que lleva ya más de 8 meses de retraso. Colocación del gas en las casas entregadas por el Plan Federal en el Barrio Belisario Roldán, ya que el costo lo hace inaccesible para las familias que recibieron las viviendas y no tienen cómo calefaccionar sus hogares. Frazadas y colchones para nuestras familias. Recuperación de los planes sociales caídos, y cupo para los compañeros que aún no lo tienen. Aumento del monto del Plan Social".

Comentá la nota