Organizaciones sociales obtuvieron un compromiso

El viernes a la mañana, el Movimiento de Trabajadores Comunitarios y el Polo Obrero marcharon hasta la Casa Municipal.

Después de dos horas de negociaciones, el Departamento Ejecutivo se comprometió a facilitar material durante un año para la construcción de módulos habitacionales.

Cerca de las 10 del viernes, en el interior de la Casa Municipal estaba a punto de desarrollarse la conferencia de prensa donde iba a ser presentado el nuevo jefe de la Departamental Mercedes. Por esa razón, las autoridades policiales del distrito se encontraban dentro de la Municipalidad cuando comenzaron a sonar los bombos que anunciaban la llegada de un nutrido grupo de militantes del Movimiento de Trabajadores Comunitarios (MTC) y del Polo Obrero (PO).

El arribo de los manifestantes, que se habían reunido en el tanque de agua, rompió la modorra. Un uniformado se apuró a cerrar la puerta de ingreso, antes de informarles a los periodistas que se encontraban en ese lugar que debían decidirse por quedarse adentro o afuera del edificio público: “Si salen no pueden volver a entrar”, dijo.

El inspector Luis Correale y la capitana Nora Cavallero salieron a la calle, pero volvieron a entrar a los pocos minutos, luego de comprobar que no se trataba de energúmenos dispuestos a romper y saquear la Casa Municipal, sino de personas con un reclamo puntual: lograr que el municipio se comprometa, cada un mes o 45 días, a facilitar material para la construcción de tres módulos habitacionales por organización social, además de mil pesos por construcción.

El subsecretario de Control Urbano, Oscar Clarencio, se tranquilizó al comprobar que se trataba de vecinos de Luján y no de gente foránea que, según la inexacta información que manejaba el municipio, se sumaría a la movilización.

Pero Clarencio no logró contagiar la tranquilidad al policía que había quedado a cargo de la puerta principal del edificio municipal. El hombre de uniforme parecía superado por una situación que no era ni parecida a la imaginada por él. En un ataque de prejuicio alcanzó a expresar que “habría que tirarles una pala y salen todos corriendo”.

Durante esos primeros minutos, representantes del MTC y del PO lograron entregarle un petitorio a Lucía Isnaldi, secretaria privada e hija de la intendenta Rosso. Después, comenzó una espera que se prolongó durante más de dos horas, y terminó en un compromiso escrito donde el Departamento Ejecutivo accedió al pedido de las organizaciones.

De esta manera, el primer grupo de módulos habitacionales comenzará a construirse el 20 de este mes.

LA NEGOCIACIÓN

En el marco de la movilización, integrantes del MTC y del PO mantuvieron una reunión con el secretario de Obras Públicas, Adolfo Sigwald, y con el director de Atención Directa, Esteban Strambi.

“La negociación fue bastante dura. Pasaron a Legales (Secretaría Legal y Técnica) la propuesta que le habíamos llevado. La vieron algunos abogados. Eso tardó mucho, parecía que estaban apostando al desgaste. Hubo mucha presencia policial, con un sentido bastante intimidatorio”, dijo a este medio Agustín Burgos, del MTC.

El pedido está vigente desde septiembre pasado. Se trata de módulos habitacionales de cuatro por cuatro metros orientados a paliar la difícil situación habitacional que sufren cientos de vecinos en distintos barrios de la ciudad.

Inicialmente la solicitud fue gestionada en la Dirección de Atención Directa. De ahí pasó a la Secretaría de Obras Públicas, donde quedó estancada. Semanas atrás, desde esa dependencia aseguraron que la iniciativa se iba a poner en marcha. Sin embargo, Sigwald se negó a volcar al papel esa promesa.

El viernes, después de meses de gestiones que terminaron con una movilización a la Municipalidad, el gobierno accedió a firmar un acuerdo que se extenderá durante todo el 2009.

Comentá la nota