Las organizaciones sociales exigen soluciobnes de fondo a la pobreza

Las organizaciones sociales exigen soluciobnes de fondo a la pobreza
Distintas organizaciones sociales de la ciudad adjudicaron los piquetes de la semana pasada a la falta de solución de "problemas de fondo" como la pobreza crónica y el déficit habitacional. Lejos de sentirse aludidos por las palabras del intendente Miguel Lifschitz, que ayer relacionó los cortes con "grupos vinculados al PJ y la izquierda", aseguraron que quisieron coordinar con el Estado para canalizar rápidamente la asistencia pero no tuvieron respuestas.
Más allá de admitir el carácter kirchnerista del Movimiento Popular San Martín, la dirigente Claudia Fleitas afirmó que eso "no tuvo nada que ver" con los cinco piquetes que hicieron el miércoles. "Después de la tormenta hicimos un relevamiento en 30 barrios. Censamos 500 familias que necesitaban colchones, frazadas y ropa, de las cuales 150 habían sufrido voladuras de techos o caída de árboles. El martes tratamos de articular con la provincia y el municipio, pero dijeron que nuestros datos eran truchos. Nunca nos llamaron y el miércoles decidimos cortar. Ahí sí se comunicaron para charlar y levantamos los cortes cuando se comprometieron a resolver estos problemas", sostuvo.

"Quisimos sumarnos al comité de crisis —agregó Fleitas— para llevar soluciones a los vecinos, pero no sé por qué le tienen tanto miedo a las organizaciones sociales, que somos los que mejor conocemos los barrios. Nadie quiere cortar una calle, querríamos cambiar la metodología pero el Estado no ayuda. Lo único que da resultado es el piquete".

Juntos. La militante propuso una solución de fondo a estos problemas: la existencia de una "política habitacional diseñada junto con las organizaciones sociales". En ese sentido, el referente de la Corriente Clasista y Combativa (CCC) Eduardo Del Monte dijo que "más allá de las necesidades tras la tormenta y de las demoras en responder, la madre del asunto es la pobreza y la falta de vivienda, que no se resuelve con asistencialismo a cuentagotas".

Del Monte sostuvo que "el piquete es un recurso para obtener respuestas", aunque negó que la CCC haya participado. "Acompañamos los reclamos como vecinos, teníamos compañeros perjudicados y nos pareció justo participar. Las organizaciones barriales sirven, qué va a ser si alguien lo mira desde lo electoral. Nosotros buscamos resolver el problema".

Del Monte le mandó un mensaje a Lifschitz: "La mejor forma de ver la intencionalidad de quienes participaron en el reclamo sería que él convoque a todas las entidades para instar al gobierno nacional a que cumpla con el plan de viviendas que prometió después del granizo de 2006. Estamos dispuestos a aunar esfuerzos para unificar ese reclamo, si el intendente está de acuerdo", propuso.

No al piquete. Para Leandro Uset, de la Organización de Movimientos Comunitarios, Lifschitz "evita discutir los problemas de fondo" al vincular los piquetes con grupos políticos. Uset dijo que su agrupación también propuso "articular las instancias estatales con los movimientos sociales para que la ayuda llegara a la gente. Pero no hubo respuestas".

Tras afirmar que su agrupación no es partidaria de "criterios extorsivos" como el piquete, a veces "pareciera que el Estado sí", dijo el militante, ya que "hay que remar muchísimo para lograr respuestas concretas a nuestras propuestas".

"Los piquetes —añadió— como metodología no conducen a nada. Nosotros peleamos por herramientas de inclusión social y desarrollo sustentable, pero para el Estado siempre es más cómodo resolver la coyuntura que las cuestiones estructurales".

Comentá la nota