Dos órdenes "de arriba" convulsionan la Legislatura

El clima político de una semana tensa, lejos de apaciguarse, se enciende cada vez más. Reuniones, llamados y visitas de disitintos actores al Ejecutivo dan muestras claras de la tensión que se vive en el bloque de senadores del Frente para la Victoria, tras dos recomendaciones "que llegaron desde arriba", según se confirmaron a La Tecla fuentes legislativas.
Ese "de arriba", no sería otro que Néstor Kirchner, quien no sólo habría perdido que no se toque la reforma política tras las modificaciones realizadas en Diputados, sino que también habría intercedido en el problema que por estas horas mantiene electrificada la relación del Senado con el Ejecutivo.

Si bien el Senado fue el principal impulsor del texto original de la reforma, que entre otras cosas permitía un plazo de entre 90 y 180 días para llamar a internas y en Diputados emparejaron la fecha con Nación, el principal punto de conflicto pasa por la situación de Ariel Franetovih.

Como se sabe, el ministro de Asuntos Agrarios toreó al vicegobernador Balestrini queriendo asumir en su banca para pedir licencia, algo que no se permite desde hace un poco más de un mes en la Cámara alta. El cruce entre los dos políticos es un problema para el gobernador Scioli.

Fuentes parlamentarias confiaron a este medio que "Scioli tiene en claro que si no le pide la renuncia a Franetovich no puede pedir que saquemos los pliegos de los directores del Banco Provincia (faltan nombrar Perelmiter y Diego Rodrigo)". Es que dar marcha atrás significa para el Senado un duro revés a esa imagen de ser siempre "más prolijos que en Diputados".

Es más, ditrectamente le tiran la pelota a Scioli. "En esto no tiene nada que ver Kirchner, Franetovich hizo un papelón y el que lo debe solucionar es Scioli", argumentan algunos.

No obstante, se reconoció que hubo "una recomendación de Kirchner para no prohibir la entrada de Franetovich, pero se le dejó en claro que el reglamento no se iba a cambiar"

En cuanto al ministro de Agrarios, hay una situación curiosa. En las últimas horas, medios de Chivilcoy fomentan supuestas causas judiciales que lo involucrarían. ¿Verdad u operaciones políticas para sumar más tensión?

Como fuere, en la Legislatura se corta el aire con cuchillo y son muchos los que tiene una bronca de película. Incluso, hasta habría diputados que piden la renuncia del ministro de Agrarios. Ese tema se charló en una cena posterior a la sesión del jueves. Hacia las cuatro de la mañana, una diputada de la oposición, de la Cuarta sección dio un encendido discursillo apoyando al vicegobernador en esta puja.

Scioli quiere que Franetovich se quede, y para ello pone como condición que el ministro no concurra a la Justicia y planteé una especie de conflicto de poderes con la Legislatura. Pero tampoco quiere tener un problema con Balestrini. El gobernador no tiene culpas en este desaguisado, pero podría pagar los peores costos.

En un viernes atípico para la lógica legislativa, trascendieron algunos enojos en la Cámara alta. Uno de los más ofuscados es el vicepresidente Federico Scarabino, autor del primer proyecto de reforma política y principal defensor del cambio reglamentario. Que le toquen una reforma ya consensuada porque a Kirchner no le gustana lgunas cosas fue un duro golpe para el senador. No es un secreto que desde hace tiempo Scarabino pide una mayor autonomía de la provincia respecto a Nación, y reclama un compromiso mayor de los dirigentes provinciales con la provincia.

Hasta corrió el rumor de una posible salida de Scarabino en caso que finalmente el Senado deba someterse a los caprichos de Kirchner. Sin embargo, cuantan que el semblante del senador cambió luego de una reunión de media hora que mantuvo con Balestrini, a la que luego de comenzada se sumaron el presidente del bloque del FpV, Osvaldo Goicoechea, y el senador José Molina. Algunos dicen que antes de ese cónclave Scarabino tenía decido renunciar. Desde el entorno del senador desmintieron cualquier versión al respecto.

Antes del encuentro en la presidencia del Senado, la sesión convocada para el día lunes estaba prácticamente caída. Sobre última hora de la tarde el panorama cambió, y se envió a los despachos la notificación de convocatoria para lunes y miércoles. En el Senado esperan un gesto. Esperan que la situación se descomprima con el compromiso de votar la Ley de Reforma tal cual vino de Diputados, y como contrapartida que el Ejecutivo "haga asumir a Franetovich (en la banca)". Algunos lo ven como la única salida. Entienden que "lo que le importa a Kirchner es la reforma, y Franetovich es una herramienta, una vez conseguido el objetivo hay que ver qué pasa".

Respecto de la orden para no condenar a Franetovich a una renuncia, un legislador de la oposición manifestó que "nos avisaron esta mañana y la verdad que ni queremos opinar del tema, porque es un mamarracho".

Comentá la nota