Ordenanzas olvidadas abren la puerta a distintas zoonosis

En diciembre de 2001 el Concejo Deliberante de Zárate aprobó una reglamentación de avanzada en lo que hace al bienestar animal, con el objetivo, además, de prevenir enfermedades de transmisión a humanos. Sin embargo nunca se puso en práctica y hoy el Área de Bromatología desarrolla sus tareas con recursos exiguos.
El maltrato hacia los animales es cada vez más evidente, pero al mismo tiempo la aparición de diversas zoonosis, ponen en riesgo a la población humana.

El municipio de Zárate, ha contado con ordenanzas para evitar este tipo de atropellos, sin embargo desde el Poder Ejecutivo, el tema ha sido soslayado una y otra vez.

La Ordenanza 3314, de diciembre de 2001, ordenaba y regulaba una serie de instancias apuntadas a la prevención de enfermedades transmitidas por los animales, propendiendo asimismo a la protección de éstos.

El próximo domingo, se llevará a cabo una Marcha Mundial por los Derechos del Animal y si bien en nuestro medio no se llegó a hacer efectiva la organización, la misma contempla diversas localidades (la más cercana es Escobar, frente al municipio a las 16) e incluso frente al Obelisco en la ciudad de Buenos Aires.

Silvia Quintas, una zarateña que no integra ninguna asociación, pero que brega por la causa, en diálogo con EL DEBATE expresó que "mi voz es una más de entre miles y miles que luchamos por los derechos de los animales, nos tildan de locos, pero si cuidamos a los animales también estamos cuidamos a la gente".

Añadió que "los animales contagian enfermedades y también causan heridas, pero un perro que muerde es porque tuvo una vida muy triste, porque si es criado con amor devuelve amor".

Al referirse al orden local, Quintas destacó que "hay una ordenanza que existe (la 3314) pero no fue promulgada, pero además hay una Ley Internacional que no se cumple en ningún lado".

Aberraciones

Quintas remarcó que "yo he juntado muchos perros de la calle en estado deplorable, las cosas que se ven no se pueden imaginar. Hay días que pido a Dios que me de fuerzas para seguir porque no puedo soportar la aberraciones que se cometen contra los animales".

Y añadió que "hace algunos días, en Capilla del Señor, una señora mató a su perra ahorcándola con un cable en un árbol. Hay denuncias penales al respecto, pero no se adonde se dirige la humanidad. Ni hablar de quienes experimentan con los animales. Por eso hacía falta una marcha como la del domingo con el objetivo de ser mejores personas".

Ordenanza olvidada

El 6 de diciembre de 2001 se promulgó la Ordenanza 3314. Entre otras cosas en el artículo 4 señala que los responsables de abandono de animales o quienes apliquen malos tratos serán multados con valores de entre 50 a 500 módulos.

Quintas por otra parte denunció que "la Municipalidad sacó pe-rros de la calle y los llevó al corralón municipal y los pusieron en jaulitas, están desnutridos, enfermos y nadie les presta atención".

Asimismo la ordenanza en cuestión, que fuera aprobada por unanimidad, promovía la creación de una comisión seguidora conformada por distintas entidades públicas y privadas cuyas acciones quedaron finalmente en nada.

Incluso se tenía en cuenta que la comisión estuviera financiada a través de distintos modos, para abordar el bienestar animal, un tema que cada vez alcanza mayor difusión en los países desarrollados.

En ese ismo sentido, la Argentina como productora de carnes vacunas, cuando vende a Europa debe cumplir con una serie de normas preestablecidas hacia el trato de los animales, las cuales son auditadas por enviados especiales.

El no cumplimiento de esas reglas, que cada vez tienen más agregados y son más estrictas, hace que de inmediato se suspendan las exportaciones.

Más olvidos

La Ordenanza 3314, que en breve cumplirá ocho años desde su aprobación, indica en su artículo primero que "el Municipio de Zárate protege la vida de los animales domésticos, se declara "Municipio no eutanásico", entendiéndose por tal la prohibición de sacrificio de animales como método de control de población animal para caninos y felinos, quedando reservado dicho acto a la decisión de profesionales veterinarios, para animales que por su agresividad comprobada, resulten peligrosos para la po-blación y para animales con enfermedades terminales que den síntomas evidentes de sufrimiento".

Asimismo "adopta como método ético y eficiente para el control del crecimiento poblacional de animales caninos y felinos, la práctica de la esterilización quirúrgica en gatos y perros, hembras y machos", puntualizando que "para el cumplimiento del artículo precedente se habilitará una sala de esterilización quirúrgica la que estará bajo supervisión de Bromatología y Zoonosis, constituyéndose en el Centro de Sanidad Animal y Zoonosis".

Según Quintas, "hoy la sociedad protectora no tiene ni siquiera un lugar para desempeñar sus tareas y el Departamento de Bromatología comunal funciona sin recursos. Sus profesionales tienen la mejor disposición y vo-luntad, pero no cuentan con el mínimo apoyo municipal para, por ejemplo, realizar castraciones, una acción que deben llevar a cabo en condiciones higiénicas deplora-bles. Es increíble que a nadie le preocupe el tema", concluyó.

Comentá la nota