Ordenanza tarifaria - Hoy será reformada en el Concejo Deliberante Un “as” para elevar la recaudación

Cometido oficial. Hoy los concejales modificarán la ordenanza tarifaria. Prevé incrementos, reducciones y un abanico más grande de contribuyentes. Alcances: más recursos propios que los hoy cercanos a $ 600.000.
Con el inequívoco propósito de elevar la recaudación, estimada en $ 600.000 al mes, hoy los concejales modificarán la ordenanza tarifaria, ampliando con ello -a la vez- el amplio universo de contribuyentes estimado en 30.000 personas.

“Debemos adecuar nuestra norma a las necesidades y realidad económica de la ciudad”, sintetizaron Gustavo Buenvecino y Belén Giménez, subsecretario de Economía y titular de Rentas Municipal, respectivamente.

En perspectiva global, el guiño legislativo implica una actualización de la calculadora municipal. Imagínense, una década atrás el litro de gasoil costaba $ 0,48; hoy, asciende a $ 2, 50: la inflación y la pérdida de valor en la moneda erosionaron el contexto económico en todo el país.

La sesión extraordinaria empezará a las 9 de la mañana.

Antes de remitirse el proyecto al Concejo, fueron notificados e informados directores, encargados, jefes, supervisores y autoridades del Centro de Comercio, afirmaron los funcionarios."

Después de 30 días de estudiarlo en comisión, hoy el cuerpo legislativo tratará oficialmente una inmensa carpeta, remitida por la cartera económica del Ejecutivo municipal.

Ésta, determina modificaciones a valores e ítems de la ordenanza N º 1179/00. “Es necesario dejar en claro”, clarifica Buenvecino, “no es que se crean nuevos impuestos.

Sólo, se adecuan actividades comerciales que han sido creadas en estos 10 años”.

El funcionario ahonda: “Por ejemplo, antes las cadeterías y ciber ingresaban en un escalafón global, con pagos de $ 35 promedio. Ambas, se encontraban en un articulado general, no individual. Expresamente, la ordenanza enunciaba alguna de esas actividades.

Ahora, se busca que la misma las exprese y establezca un valor. Se gana una mayor claridad legislativa y seguridad jurídica”, destacó.

Reacción “previsible”

Los analistas intuyen que la flamante ordenanza tendrá efectos multiplicadores. Primero, generará reacción en el universo de contribuyentes; hay muchos considerados históricamente morosos, cuyos pagos son considerados más que imposibles.

Otra conducta hipotética es blanquear la cantidad real de comercios en la ciudad, escenario donde algunos comercios aún no están dados de alta; o bien, otros si ya fueron dados de alta físicamente, pero sin informarlo al municipio.

Sea cual fuere el futuro del horizonte económico, los contadores de la Municipalidad confían en elevar los $ 600.000 hoy obtenidos como recursos propios, responsabilidad a la cual sigue en actitud esquiva el alto espectro de morosos.

“Algunos (contribuyentes) tendrán incrementos; otros, bajas”, aventuran los dos funcionarios, dejando sujeta la suerte de cada uno a la actividad en que apuesten y, que no es menos importante, la permeabilidad, o no, de su billetera para con el órgano de control

Comentá la nota