Ordenanza Changuito: Afirman que “algunos concejales legislaron para Supermercados Toledo”

Así lo denunció este jueves el dirigente del Sindicato de Empleados de Comercio, Juan “Coco” Valentini, en el marco de una nueva sesión del Concejo Deliberante. Integrantes de la UOCRA y del Sindicato de Empleados de Comercio colmaron la barra del HCD.
Exigieron que los concejales reconsideren la controvertida ordenanza que desalienta la instalación de súper e hipermercados en Mar del Plata.

Utilizado la banca 25 del Cuerpo Legislativo, Valentini dijo que “tenemos que venir para pedir trabajo debido a la postura que han tenido algunos concejales de legislar pura y exclusivamente para Supermercados Toledo. Esta empresa a presionado constantemente en Mar del Plata ya que quiere su monopolio propio”.

A reglón seguido, el dirigente gremial detalló que “desde el Sindicato a esta empresa se le ha dado toda la ayuda posible. Hace un año y medio, estuve presente con el señor Toledo y su abogado en Buenos Aires pidiéndole al titular de la DGI que lo saque como agente de retención por un año. El señor Toledo me dijo a mí que ‘con un año’ él salía de su problema. Después, hicimos algo mucho más importante. Le pedidos al Ministerio de Trabajo de la Nación una ayuda por un año que le dé a este empresa $ 500 por empleado. La empresa recibe cerca de $ 1.300.000 por mes que pagamos todos nosotros. El señor Toledo me utilizó como es su costumbre”.

Para finalizar, el sindicalista dijo “queremos que los concejales recapaciten. Se tiene que rever esta medida. No se puede cerrar una ciudad turística”.

LA PALABRA DE LA OPOSICIÓN

En la mañana de este jueves, los bloques políticos que impulsaron la ordenanza que desalienta la llegada de súper e hipermercados a Mar del Plata –Coalición Cívica, Unión Cívica Radical, Frente para la Victoria- Concertación y Mar del Plata- Batán K-, realizaron una conferencia de prensa para realizar aclaraciones “ante las parciales interpretaciones y los gruesos errores observados en la comunicación de la ordenanza que regula la localización, instalación y habilitación de autoservicios minoristas de alimentos en el Partido de General Pueyrredón”.

A partir de la norma aprobada en la pasada sesión del Honorable Concejo Deliberante con los votos mayoritarios de la oposición, que modificó el proyecto original del intendente Pulti sobre grandes superficies y generó que los sectores de trabajadores mercantiles y de la construcción se movilicen al Municipio solicitando la reconsideración del proyecto, los ediles salieron a la cancha a ratificar los postulados que votaron en la norma, aclarando diversos puntos de la ordenanza de la discordia.

Con respecto a la posibilidad de instalarse shoppings u otros establecimientos similares luego de aprobada la Ordenanza, determinaron que será absolutamente posible. “La norma aprobada sólo regula la venta minorista de alimentos bajo el formato de autoservicio. Esto no comprende a shoppings, galerías comerciales, ferias, distribuidoras mayoristas o mercados” señalaron en tal sentido.

Respecto al más polémico de los artículos incluidos en la ordenanza aprobada, que incluye un coeficiente de saturación, mencionaron que “no es un ´cerrojo´ que impide la apertura de nuevos negocios del ramo”.

En tal sentido, destacaron que autoservicios de hasta 190 metros cuadrados de superficie de venta pueden instalarse en cualquier lugar de la ciudad en las mismas condiciones actuales. Y que, para las superficies mayores, “es necesario esperar a que el Departamento Ejecutivo realice el relevamiento de la actual superficie destinada a comercialización y fije un nuevo coeficiente en relación a las necesidades de la población residente y turista”.

Los ediles de la oposición hicieron hincapié en que este coeficiente no limita las facultades del Departamento Ejecutivo, ya que “el coeficiente fijado por la ordenanza es provisorio, encomendándose al Departamento Ejecutivo la elaboración de uno nuevo dentro de los 180 días”.

También, las bancadas opositoras del HCD agregaron que “el proyecto establece que la instalación de este tipo de emprendimientos debe realizarse fuera del ejido urbano de la ciudad, condicionando la autorización de los mismos al cumplimiento de la ley provincial y del coeficiente local” indicaron, reafirmando, por lo tanto, que “es una herramienta para el desarrollo urbano y comercial de las zonas periféricas de la ciudad”.

Como última salvedad, los concejales dejaron en claro que el requisito de distancia mínima no atenta contra la pluralidad de alternativas comerciales.

“La distancia mínima sólo se fija para la categoría que va de los 191 a 600 metros cuadrados con respecto a un autoservicio de tamaño similar o menor, y exclusivamente en el sector correspondiente al macrocentro” afirmaron.

Comentá la nota