Por ordenanza, se asignan funciones en el Municipio

Es la primera vez que se definen en el gabinete comunal de Picún Leufú. La norma alcanza a los secretrarios de áreas cuyas misiones nunca antes habían sido establecidas mediante una disposición de este tipo.
El Concejo Deliberante de esta localidad sancionó por primera vez una ordenanza municipal que determina las funciones y misiones del jefe de Gabinete y los secretarios de área del Poder Ejecutivo. "Nunca antes habían sido establecidas", comentó el intendente interino, Carlos Casteblanco.

La iniciativa fue presentada por él, a pocos días de asumir este cargo la semana pasada (tras la suspensión que resolvió el cuerpo legislativo sobre la figura del jefe comunal, Facundo Suárez, por mal desempeño en sus funciones).

"Es un hecho histórico que busca transparentar la situación que atraviesa la comuna", sostuvo Casteblanco.

El concejal Clemente Casamajou, de Unión de los Neuquinos (UNE), que acompañó la norma al igual que el resto de los ediles, evaluó que la decisión fue "acertada".

La radical Nora Gómez también destacó la visión del intendente interino y consideró "inédita" la resolución. "Es una forma de organizar la situación, por cierto complicada. Normalizamos y reglamentamos lo que hace tiempo tendría que haber estado hecho", advirtió.

Sueldos

Además de determinar las funciones por ordenanza, Casamajou apuntó que la norma fija el básico para los funcionarios que integran el Ejecutivo municipal. "De esta manera se blanquean los adicionales que percibían", señaló.

Comentó, además, que el jefe de Gabinete y los secretarios municipales de área cobraban 1.300 pesos y una suma de gasto de representación de $520 sin sustento jurídico. Con la sanción de esta ordenanza -aclaró-se regularizaría esta situación, sin afectar la remuneración de los funcionarios municipales ($1.820).

Tras la asunción de Casteblanco, al frente del Municipio, la concejal Viviana Zúñiga, del Movimiento Popular Neuquino (MPN), ocupó transitoriamente el cargo de presidente del Concejo Deliberante, hasta tanto la suspensión de Suárez cumpla su plazo de 90 días.

Desde este lugar reconoció que la ordenanza facilita una "suerte de organigrama" necesario para funcionar. "Estamos tratando de hacer las cosas bien. Y en adelante esperamos trabajar mejor, en todos los sentidos", concluyó.

Comentá la nota