Ordenan reponer árboles que fueron talados en Pinamar

Son 14 ejemplares añejos de la especie que se encontraban en el ingreso principal a la localidad. La acción, ordenada por un particular, afectó considerablemente el valor paisajístico del lugar. El municipio le aplicará una multa.

En una clara infracción a la normativa vigente de Pinamar, un inversor que realiza un proyecto en el rubro de la construcción ordenó la tala de 14 eucaliptus ubicados en espacio público sin contar con autorización del municipio. La medida, que afectó el valor paisajístico del lugar, causó rechazo en la comunidad pues atentó contra el plan de forestación que caracteriza a la ciudad y que fuera iniciado por el arquitecto Jorge Bunge hace más de 70 años. Ante la situación, la comuna anunció que el particular deberá reponer los ejemplares extraídos.

"No tenía autorización ni para talar ni para podar. Nosotros habíamos autorizado una poda de ramas secas hace aproximadamente seis meses atrás. Fue una poda de las ramas secas en el tronco superior y algunas que estaban ancladas en el fuste pero de ninguna manera esto", explicó el titular del Departamento de Ecología José De Brien.

El funcionario explicó que "estamos a la espera de que nuestro informe junto con el expediente de Fiscalización tenga el curso legal que corresponde".

En ese sentido, el Código de Faltas municipal prevé la aplicación de una multa para el infractor. En la ordenanza 1307/93 se especifica que se deberá abonar por la extracción o poda de árboles sin permiso municipal, sin perjuicio de disponer su reposición, por cada ejemplar de 50 a 500 módulos, por dañar de cualquier forma, plantas, árboles, tutores o elementos u objeto de propiedad municipal, sin perjuicio de reparar daños 50 a 1000 y por realizar excavaciones o desmontes susceptibles de provocar perjuicio al fisco o a la propiedad privada de 100 a 1000. "Hay tres apartados que corresponderían a la infracción cometida. Esto tiene un monto en módulos previamente establecido, por otro lado está contemplada la disposición de la reposición de los ejemplares que se colocarían en reemplazo de los que fueron extraídos", indicaron desde Ecología.

"Estamos con la tarea de la limpieza del sector con maquinaria y camiones municipales, tratándose de vía pública y teniendo en cuenta que eso había sido hecho por particulares la presencia del Estado era imprescindible y eso está previsto de acuerdo a la legislación que el costo sea absorbido por el infractor", puntualizaron.

El sector donde se produjo la tala está ubicado sobre el ingreso principal de la ciudad, en avenida Bunge casi Júpiter, lugar que más allá de la aparición de construcciones edilicias de gran porte mantiene un aspecto de arboleda. Para continuar con ese lineamiento, se dispuso una serie de requisitos a cumplir en caso que sea necesaria la extracción de alguna especie.

"En las localidades de Pinamar, Ostende y Valeria del Mar la reposición es de un ejemplar por cada árbol extraído mientras que en Cariló, de acuerdo a lo normado por la ordenanza 3361, está establecido que por cada árbol que se corte se repongan tres", comentó De Brien.

"Muchas veces dentro del predio donde se hacen las extracciones, la densidad forestal no permite la plantación de tres árboles por cada uno extraído de manera que nosotros previmos para esto la existencia de un banco forestal al cual todos los árboles que no sean implantados en la propiedad privada son remitidos al Departamento de Ecología con el cual hacemos la forestación pública en todo el partido de Pinamar durante el invierno y principios de la primavera", remarcó.

En ese sentido, adelantó que "esta semana estamos terminando con el plan de forestación del año 2009 y muchas de las especies que plantamos provienen de ese banco forestal".

Comentá la nota