Ordenan embargar el sueldo del Intendente Pulti por 24 mil pesos

Un Juez en lo civil y comercial de esta ciudad ordenó hace horas embargar hasta la suma de 24 mil pesos, los haberes que percibe el intendente municipal Gustavo Pulti.
La medida surge a raíz de un juicio ejecutivo interpuesto por un particular al que se le estarían debiendo servicios publicitarios de una campaña. El Intendente debería percibir según su propio Decreto 09/08 mensualmente unos 11 mil pesos. Además aparte aclaramos la decisión editorial de publicar esta información.

El Juez Dr. Rodrigo Hernán Cataldo, titular del Juzgado Civil y Comercial Nº 5 del Depto. Mar del Plata, ordenó el pasado viernes 21, decretar el "EMBARGO sobre los HABERES que percibiere el demandado PULTI GUSTAVO ARNALDO del empleador denunciado MUNICIPIO DE GENERAL PUEYRREDON, por la suma de $ 18.500.- con más el importe de $ 5.550.- que se presupuesta prima facie para responder a intereses, costos y costas del proceso". La medida fue solicitada por el Dr. Filsinger, abogado de un empresario de publicidad de este medio. Si bien se trata de un juicio ejecutivo, la resolución no abunda en detalles, pero según confiaron a 0223.com.ar fuentes habituales del Palacio de Justicia se trataría de una deuda por una campaña electoral impaga y documentada de acuerdo a la Ley.

Cabe recordar que en Enero de 2008, el propio Intendente firmó el Decreto 09 rebajándose su sueldo, y reconoció que en mandatos anteriores ese puesto de trabajo tenía una remuneración de "16 sueldos mínimos". Él optó por bajarlo a 10 y dijo que se redujo casi 6 mil pesos de su salario por la "incomodidad" ante la pregunta de un periodista o un vecino. Pulti gana casi 11 mil pesos mensuales. Por lo que seguramente con los porcentajes embargables de Ley, el acreedor deberá esperar varios meses hasta reunir la suma ordenada por la Justicia. La Municipalidad aún no fue notificada de la quita que deberá practicar del sueldo del Intendente.

**********************************************************

(Nota del Director)

Sin duda la novedad llegada a nuestra mesa de trabajo, trajo un debate interno sobre cuales eran los límites éticos del periodismo respecto de la vida privada y la función pública. Siempre (y de ello pueden dar fe cientos de funcionarios que criticamos por su "función" sin entrometernos jamás en sus cosas íntimas) separamos lo personalísimo de lo público. Pero este es un caso especial. En primer lugar porque como muchos de los anuncios que gusta hacer el Intendente, la proclama del 15 de enero de 2008, rebajándose el sueldo, fue para provocar un efecto marketinero más de los tantos usados, en un verano donde hacía falta votar la Emergencia Económica. En segundo término porque se trata de alguien que hace muchos, pero muchos años vive de la política y si, como aseguran las fuentes, se trató de un pago de campaña no efectuado, podría orillar el abuso de poder. Ya que desde la posición en que se encuentra Pulti se ejerce cierta presión, al menos psicológica para, digámoslo delicadamente, "perder acreedores en el camino". Por último el cargo que ostenta Pulti, no es comparable con el del político que puede subir su propia adrenalina con una interna o una elección general y ella le hace perder las cuentas, entonces con el afán de ganar, no mide el gasto. Aunque también esté mal, por supuesto, andar por la vida pública esquivando acreedores de campaña. Y mucho menos comparable a un comerciante, un pequeño empresario o un simple padre de familia que priorizó otras urgencias en algún momento de crisis, a pagarle a un proveedor, un banco o un prestamista. En aquel verano de cuentas municipales raquíticas (¿como ahora?) el Intendente mientras se rebajaba el sueldo porque le sobraba para vivir bien según él, dijo a una radio "No llegué a la intendencia para cambiar mi vida", y si, parece que hay cosas que nunca cambian.

CARLOS VAZQUEZ

Director

Comentá la nota