Ordenan el caos en el Libertad que cierra

Ordenan el caos en el Libertad que cierra
Prácticamente ya no queda mercadería después de que una multitud desbordó la sucursal de calle San Martín. No habrá oferta de electrónicos. Sólo queda algo de almacén, limpieza y perfumería.
Tras tres días de las ofertas inusuales que revolucionaron el centro de Godoy Cruz, el personal de seguridad del Libertad restringió el ingreso de personas y automóviles para ordenar el caos reinante. La gente se congregó masivamente cuando se anunció que en el local que cierra a fin de mes se hacían descuentos de entre 30 y 50 por ciento.

La mugre en los pasillos era incontrolable, ya que los clientes desesperados por conseguir un carrito de compra para cargar sus productos, volcaban todo lo que contenían en su interior. El personal no alcanzaba para cumplir con las necesidades básicas de limpieza y orden. Por otro lado, el personal de seguridad también resultó escaso, y los robos y daños fueron importantes.

Por eso, a partir de las 16 del martes, los empleados de vigilancia cerraron los portones de la sucursal de San Martín y Rivadavia de Godoy Cruz, porque la afluencia de personas al local se tornaba incontrolable. Bajo el sol se veía a familias enteras esperando que saliera gente para ingresar a conseguir una oferta. No podían entrar mujeres embarazadas, personas con niños pequeños ni discapacitados o personas mayores, como una forma de evitar que soportaran largas esperas.

Los automóviles tampoco podían entrar a la playa del hipermercado, lo que provocó la reacción -hasta violenta- de los conductores que querían ingresar, ya sea para poder comprar algo y no dejar su vehículo en la calle o porque querían lavarlo con la gente que hace esa tarea habitualmente. "Vengo siempre a lavar el auto y ahora no me dejan ingresar", relató enojado Mario González.

Pasaron las horas de la mañana y la gente esperaba impaciente en la vereda este de calle San Martín. Por medio de súplicas, los clientes que querían ingresar le solicitaban al guardia que los dejaran pasar, pero el vigilante negaba el paso rotundamente. Otros consultaban si aún quedaba algo para decidir si esperaban.

Las quejas por la falta de organización reinaron en la puerta del centro comercial y entre las personas que salían del lugar. "Adentro es un desorden total", contó Marta López, vecina de la zona.

Una franja de personas se retiraba del lugar al enterarse que las ofertas eran las mismas que anunciaron el lunes, es decir, 30 por ciento para los productos de almacén, limpieza y perfumería, y 50 por ciento para bazar, ferretería y accesorios para el automóvil. Pero los electrodomésticos no tendrán ningún descuento, sino que irán a la única sucursal del Libertad que permanecerá abierta, la de Joaquín V. González y Cipolletti, en el oeste de Godoy Cruz.

Ya pasó una semana de la confirmación del cierre de esta sucursal del grupo cordobés Casino Libertad, y existen comentarios acerca de que en el lugar se instalaría el tercer gran centro de venta de la cadena Carrefour. Sin embargo, desde la empresa no confirmaron esto.

Sergio Finzi, vocero de la compañía Casino Libertad, explicó que los empleados se repartirán entre Libertad y la firma que se instale en calle San Martín. "Es probable que 70% de los trabajadores se quede en la empresa y el 30% restante sea absorbido por la otra firma", afirmó Finzi.

Desde el Centro Empleados de Comercio (CEC), el secretario gremial Hugo Quiroz indicó que está garantizada la fuente laboral de los 112 empleados que actualmente trabajan en ese lugar. Pero aclaró que será 15% del personal para la empresa del Libertad y el 85% restante para Carrefour, confirmando que esta empresa será la que explote el local. "Ya nos reunimos con la gente de Córdoba y en esta semana (aún no tienen una fecha confirmada) nos juntamos con la otra parte", afirmó Quiroz.

A su vez, garantizó que están trabajando con la Subsecretaría de Trabajo para supervisar el paso del personal y que si ocurre algún despido, ese trabajador reciba la indemnización correspondiente.

Por otro lado, la Municipalidad de Godoy Cruz esperará que se instale la nueva empresa para solicitarle una mejora en la bodega de Rivadavia y San Martín. Al mismo tiempo, ya se ha intimado a la firma Héctor López e Hijos, dueña del predio, para que limpie el terreno que está abandonado desde hace tiempo, sobre la esquina sudeste.

Comentá la nota