Optimismo palestino por el apoyo de Obama a una solución regional

El encuentro de los presidentes de EE.UU. y la Autoridad Palestina trajo una luz de esperanza para los palestinos. La mayoría de las opiniones coinciden en que la cumbre de Barack Obama y Majmud Abbas del jueves fue una nueva muestra de la clara determinación de la nueva administración norteamericana de lograr un acuerdo de paz israelí-palestino, basado en la fórmula de "Dos Estados para dos pueblos". Una solución que la Autoridad Palestina apoya y que rechaza el gobierno israelí.
Los analistas remarcaron ayer el clima diferente al del encuentro que, en la misma sala, mantuvo hace diez días Obama con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu. En las dos ruedas de prensa posteriores a ambas reuniones, Obama habló sobre la necesidad de interrumpir la construcción en los asentamientos en Cisjordania, pero lo que con Netanyahu fue presión, con Abbas se convirtió en apoyo a su gestión. Obama además le aseguró a Abbas que seguirá presionando a Netanyahu para este objetivo.

En un intento de equilibrar sus palabras, Obama dijo el jueves que los palestinos debían reforzar sus fuerzas de seguridad y reducir la campaña anti-israelí que se difunde tanto en el sistema escolar como en las mezquitas. Sin embargo, a pesar de esta palabras a nadie en Washington -o en Jerusalén- les quedó dudas qué posición es apoyada hoy por los EE.UU.

La postura causó apoyo entre la élite palestina mostró su satisfacción con "el compromiso por la paz" del presidente estadounidense. "Los palestinos están animados con el compromiso que han expresado el presidente Obama y su administración por la paz en Oriente Medio", precisó ayer el jefe negociador palestino, Saeb Erekat. "Palestinos y norteamericanos compartimos un mismo interés y una misma visión", dijo.

Además el negociador palestino agregó que la creación de un Estado Palestino y una solución justa al problema de los refugiados "convertirá a la región en una zona más segura" y apoyó la iniciativa de paz panarábica y que sería parte del discurso histórico que ofrecerá Obama en su próxima visita en Egipto, el 4 de junio.

El secretario general de la Liga Arabe, Amro Musa, también apoyó ayer la postura de Obama cuando consideró que las presiones del presidente de EE.UU. a Israel para poner fin a los asentamientos en Cisjordania son "un cambio bienvenido" en la actitud de la primera potencia mundial.

Musa, en visita a la ONU, alabó el fuerte respaldo expresado por Obama a Abbas. "Es un cambio, un cambio bienvenido", dijo Musa, quien tiene previsto entrevistarse con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, para discutir la situación en Oriente Medio.

Comentá la nota