Optimismo entre empresarios y cautela en la oposición ante los anuncios para alentar producción y consumo

La presidenta Cristina de Kirchner lanzó un ambicioso plan para reactivar el nivel de actividad y el consumo, para el cual el Gobierno inyectará 13.200 millones de pesos en distintos sectores de la economía, frente al serio impacto en el país de la crisis financiera global. El anuncio generó una catarata de opiniones desde distintos sectores, tanto a favor como en contra.
Además la Presidenta comunicó una medida para el sector del agro -con el que mantiene un conflicto desde casi el inicio de su gestión- que consiste en una reducción de cinco puntos en las retenciones a las exportaciones que pagan el trigo y el maíz.

El plan que beneficia a la industria, en tanto, implica el otorgamiento de líneas de créditos blandos y reducciones impositivas destinadas principalmente a la compra de autos y electrodomésticos. Cristina Kirchner formuló los anuncios en la residencia de Olivos, ante un numeroso grupo de empresarios y dirigentes políticos y sindicales.

En su discurso, la primera mandataria enfatizó que el objetivo de este "plan de contingencia" es fortalecer "los dos ejes que fueron los pilares de nuestro modelo: consumo y exportaciones", además de buscar "recrear un mercado de capitales que permita el acceso al crédito de los sectores de la producción".

La jefa de Estado puntualizó que los préstamos para el consumo serán de "3.500 millones de pesos, con un máximo de hasta 5 mil pesos, que va a permitir la existencia de hasta 700 mil créditos, orientados a lo que se llama línea blanca", es decir, compra de electrodomésticos.

Para la industria, explicó, se destinarán 1.250 millones de pesos entre prefinanciación de exportación y capital de trabajo y específicamente para la industria automotriz, se destinarán 3.100 millones de pesos.

# Aval empresario

Empresarios, dirigentes sindicales e integrantes del oficialismo se mostraron confiados que el paquete de medidas anunciado por Cristina Kirchner, traerá efectos positivos para los trabajadores y la actividad económica.

El presidente de la UIA, Juan Carlos Lascurain, rescató que los más importante es "la visión que tiene el Gobierno para flexibilizar estas medidas", por si en el futuro no surten los efectos deseados. A su vez consideró que las iniciativas representan "un pasito más para el sector industrial".

Por su parte, el dirigente de la Asociación de Concesionarios de Automotores (ACARA), Dante Alvarez, se mostró a favor de los anuncios y consideró que el plan para incentivar las ventas de autos "nos va a ayudar a colocar autos cero kilómetro a gente que no compraba autos".

A su vez, el titular de FIAT Argentina, Cristiano Ratazzi, consideró que las medidas de la Presidenta "sirven" paras la industria automotriz, pero evitó pronunciarse más en profundidad al señalar que la mandataria "no dio detalles de cómo se va a implementar" la iniciativa para adquirir autos cero kilómetro a bajos precios.

En tanto, el titular de la CTA, Hugo Yaski, también elogió las medidas al señalar que "es importante poner el acento sobre la demanda y reactivar el mercado interno, que es la única forma de paliar una posible recesión".

Como era de esperar, el kirchnerismo aplaudió las medidas. La presidenta del Banco Nación, Mercedes Marcó Del Pont, el titular del bloque de Diputados del FpV, Agustín Rossi y el titular de la Federación de Municipios Argentinos (FAM), Julio Pereyra, se desvivieron en elegios ante los anuncios de la Presidente.

# Cautela opositora

El plan anunciado para reactivar la producción y el consumo cosechó opiniones favorables en el arco opositor, aunque referentes de distintos sectores insistieron en que se necesitan medidas complementarias contra la crisis.

El titular de la UCR, Gerardo Morales, señaló que los 13.200 millones de pesos destinados a distintos sectores de la economía y la reducción de un 5 por ciento de las retenciones al trigo y el maíz "parecen un camino adecuado". Sin embargo, consideró que resta comprobar "si son acciones sueltas o forman parte de un plan integral con controles adecuados".

Por su parte, el diputado del PRO Federico Pinedo dijo que le "alegra ver al Gobierno más activo y tomando decisiones en medio de la crisis", aunque consideró que la baja en las retenciones es "insuficiente".

A su vez el diputado por el Partido Solidaridad e Igualdad (SI) Carlos Raimundi "comparte a primera vista la filosofía del anuncio", aunque advirtió que "resta todavía actuar férreamente sobre los núcleos monopólicos de inversión, exportación y formación de precios".

La diputada por la Coalición Cívica, Fernanda Reyes, también consideró "positivo" las medidas que apuntan a promover el consumo, pero sostuvo que le genera "dudas" el anuncio porque el Gobierno "tendría que asegurar la estabilidad del empleo".

En el peronismo disidente, el diputado Francisco de Narváez también consideró que "es correcto incentivar la producción y el consumo, como así también es necesario recuperar la confianza que se ha perdido porque sin ella no habrá inversión".

Comentá la nota