Opositores venezolanos afirman que son vigilados

CARACAS.- Cuando falta una semana para las elecciones regionales en Venezuela, claves para el proyecto del presidente Hugo Chávez, dirigentes opositores denunciaron que son vigilados e intimidados por el gobierno, que teme que sus candidatos pierdan importantes estados y alcaldías.
"Ellos [por el gobierno] graban, persiguen, violan la vida privada, los derechos constitucionales. Utilizan sistemas muy vergonzosos para obtener información, pero eso es problema de ellos. Yo estoy tranquilo", dijo el gobernador del estado de Zulia, Manuel Rosales, el más visible de los adversarios políticos de Chávez.

"En un hotel, en un restaurante, a veces ellos [por la oposición] están hablando y no saben que quien los atiende, el camarero, está oyendo. O van hablando y, como tienen chofer, a veces no se dan cuenta de que él va oyendo y es nuestro", se jactó Chávez recientemente en un acto electoral.

Y aunque en la mayoría de los países el trabajo de los servicios de inteligencia es tratado como secreto de estado, en Venezuela esta información se ha convertido en arma para la "batalla electoral".

Desde hace semanas, medios estatales insertan en su programación propagandas con fragmentos de conversaciones de destacados líderes opositores obtenidos de "teléfonos pinchados", en los que supuestamente evidencian hechos de corrupción o turbias negociaciones políticas.

En una de esas piezas se puede oír a Rosales hablando sobre la presunta compra de lujosos relojes para dueños y editores de diarios locales.

Aunque a veces las conversaciones difundidas son incompletas, el propio Chávez ha asegurado que meterá preso a Rosales por "mafioso" y "corrupto". Para los analistas, esa amenaza se inscribe dentro de la estrategia electoral del mandatario para desacreditar a sus oponentes y motivar a sus seguidores.

Por su parte, algunos de los más reconocidos críticos del gobierno dicen que Chávez busca instaurar prácticas de control policial de estilo soviético. Otros, en tanto, consideran a los "teléfonos pinchados" más como una táctica electoral que como un riesgo inminente para su actividad política. "Esto no es un régimen policial a la cubana. Pero claro que hay una policía política", aseguró el ex dirigente guerrillero y director de la revista opositora Tal Cual , Teodoro Petkoff, cuyas conversaciones también fueron puestas al aire por la señal estatal Venezolana de Televisión (VTV).

Por otra parte, Abdalá Makled, uno de los candidatos opositores a la alcaldía de Valencia (la tercera ciudad del país), fue detenido anteanoche en el marco de un operativo en el que se incautaron casi 400 kilos de cocaína en una propiedad del hermano de Makled, informó el ministro del Interior, Tareck El Aissami.

"En el operativo fueron detenidas otras nueve personas. Makled ya está a la orden del Ministerio Público (Fiscalía). Sea quien sea que participe de grupos de mafia y del narcotráfico será sometido a la justicia", dijo el ministro.

Comentá la nota