Opositores que quieren unirse

Hubo encuentros reservados de Felipe Solá con Elisa Carrió y con Ricardo Alfonsín. Buscan sumar votos luego del recambio legislativo y arrebatarle al kirchnerismo lugares y presidencias en las comisiones del Congreso.
La oposición parlamentaria quiere terminar con su dispersión para imponer en la Cámara de Diputados su superioridad numérica tras el recambio legislativo del 10 de diciembre y alzarse con la mayoría en la composición y las presidencias de las comisiones legislativas de la Cámara baja. Con ese objetivo, la líder de la Coalición Cívica (CC), Elisa Carrió, comenzó una ronda de consultas con las distintas bancadas opositoras y esta semana se reunió con el peronista disidente Felipe Solá. Por su parte, el ex gobernador bonaerense también compartió otro encuentro con el diputado electo por la UCR Ricardo Alfonsín. En tanto, el kirchnerismo afirma que no resignará su condición de primera minoría y buscará retener las comisiones estratégicas que "hacen a la gobernabilidad".

La propuesta fue impulsada desde la reunión que la mesa nacional de la CC-ARI tuvo el lunes pasado. Una de sus resoluciones fue establecer un diálogo con todos los sectores de la oposición para que la Cámara baja "refleje la composición que votó el 60 por ciento de los argentinos".

Lilita decidió no perder tiempo. El miércoles se reunió con Solá para acordar propuestas. Ambos compartieron un almuerzo en la casa de Gerardo Conte Grand, el encargado de conformar la "pata peronista" de la CC. Otros de los comensales fue el hijo de Gerardo, Esteban Conte Grand, quien asesora a Solá, mientras que el quinto lugar en la mesa estuvo reservado para el presidente del bloque de la CC, Adrián Pérez. El encuentro fue confirmado a Página/12 por voceros del PJ disidente y aunque las huestes de Lilita prefirieron no confirmarlo, tampoco lo desmintieron.

Allí se habría acordado realizar un planteo conjunto de todo el arco opositor para conseguir la mayoría en las composiciones y las presidencias de las comisiones legislativas de Diputados, tras el recambio de diciembre. Una propuesta que no sólo incluye a la CC y al peronismo disidente que encabeza Solá, sino también al radicalismo y al macrismo.

Uno de los argumentos que más motiva a los dirigentes opositores es el de quitarle la iniciativa al kirchnerismo, que a pesar de haber perdido las elecciones del 28 de junio en los principales distritos del país mantuvo el liderazgo en la agenda política y logró imponer sus proyectos en el Congreso. La propuesta de la oposición es abrir un paréntesis en sus diferencias para imponerle al oficialismo la superioridad numérica que alcanzarían todos unidos en la Cámara baja.

Todos los opositores coinciden en que no buscarán arrebatarle al kirchnerismo la presidencia de la Cámara, pero se han planteado otros objetivos en etapas. La primera consistiría en lograr la mayoría en las comisiones legislativas. La segunda es mantenerse unidos para presionar sobre los oficialistas díscolos y tratar de alcanzar los dos tercios de la Cámara que le permitan resistir cualquier veto presidencial a los proyectos que ellos impulsen o a las correcciones que puedan introducir a cualquier iniciativa del Gobierno. Algo que aparece como más lejano y menos probable.

Pero ésta no fue la única reunión "reservada" entre dirigentes opositores. Otro de estos encuentros también tuvo como protagonista a Solá con Ricardo Alfonsín, a quien varios correligionarios quieren catapultar como presidente del bloque de diputados en reemplazo del cobista cordobés Oscar Aguad. En el radicalismo guardaron hermetismo sobre el contenido del encuentro.

Desde el kirchnerismo afirman que resistirán la embestida opositora. Algunas de sus principales espadas, consultadas por Página/12, insisten en que harán respetar "la condición de primera minoría" en la Cámara baja y de partido oficialista. "Vamos a dar pelea por mantener la mayoría y las presidencias de las comisiones que hacen a la gobernabilidad. Más de un siglo de tradición parlamentaria nos avala", sostuvo ante este diario uno de los integrantes de la mesa chica del bloque K.

La lista incluye varias comisiones que el oficialismo considera estratégicas para la gestión de gobierno. Entre ellas, las de Presupuesto, Asuntos Constitucionales, Legislación General, Defensa y Relaciones Exteriores. Aunque la disputa, si no hay prórroga de sesiones ordinarias ni convocatoria del Ejecutivo a extraordinarias, recién se resolvería en marzo de 2010, cuando comience el próximo año parlamentario.

Comentá la nota