Opositores y oficialistas aún no definen qué concejales asumirán

En Unión Pro siguen los tironeos para hacer decaer algunas renuncias y perjudicar a sectores antagónicos. El zuccarismo también aporta su cuota de incertidumbre, con testimoniales y dimisiones por cuestiones de salud en el medio. De los 10 ediles, apenas 5 están confirmados.
Algunos parecen jugar al ultra conocido juego de mesa Batalla Naval, donde dos contrincantes se sentaban uno frente al otro y se iban bombardeando cada uno a su momento, con el objeto de hacer naufragar acorazados, submarinos, y portaaviones. Otros, se muestran hundidos en cripticas partidas de truco donde apenas dejan ver que orejean las cartas, pero jamás la jugada.

Así, opositores y oficialistas todavía no definen qué concejales asumirán en sus bancas el próximo 10 de diciembre, cuando se renueve la mitad del deliberativo local.

Claro, que en el espacio que unió de manera fugaz en las elecciones a macristas, denarvaistas y felipistas, las indecisiones se deben a gruesas diferencias entre esos sectores, que todavía no se han podido zanjar, sino todo lo contrario. Y que se traducen en bombardeos cruzados que buscan hacer tambalear al enemigo.

Mientras que en el oficialismo las dudas parten por el lado de las testimoniales que pidió Néstor Kirchner, y por alguna dimisión de otros de los integrantes de la lista.

Así, todavía está en duda lo que vaya a pasar con Carmen Zúccaro, quien encabezó la lista del FpV. Si bien es seguro que jure el 10, también suena fuerte que en la primera sesión del período ordinario pediría licencia, en abril de 2010, lo que le daría lugar a quien estaba 7ma. En la lista, Cristina Gómez, Pero no sería la única modificación que podría sufrir el tablero de la bancada Z. Es que José Yacuto, 6to. en la lista, también estaría cercano a renunciar, por razones de salud, lo que le daría su lugar al titular del Sindicato de Camioneros, Oscar Larramendi, siempre y cuando también se baje Carmen Zúccaro, ya que el gremialista se acomodó 8vo.

Hasta ahora, sólo están seguros los oficialistas Miguel Saric, Alberto Zapata, Liliana Alfaya y Walter Roldán; y los de Unión Pro Noemí Barrio y Silvana Aguilar.

Desunión Pro

En Unión Pro el panorama está más turbio todavía. Luego de una insólita catarata de renuncias para que puedan ingresar Gustavo Trindade y Marcos Aguirre, diferencias entre ambos comenzó a generar que varios de los que dieron un paso al costado revieran su situación y se retractaran. Como el caso de Sixto De Santo, quien decidió no abandonar la banca, para que no asume Aguirre, en las últimas semanas duramente enfrentado con Aguirre. Pero no sería el único cambio. La primera de la lista, Barrio, podría dejar su lugar para que ingrese Aguirre, quien distanciado del felipista Trindade se acercó a sectores macristas que parecen estar dispuestos a darle una mano para que jure.

De hecho, el legislador local Marcelo Criniti, del Pro, admitió que a su espacio le convendría que asuma Aguirre. Pero no se quedó ahí. Fue más allá y tiró una frase que puso los teléfonos de varios operadores políticos al rojo vivo: "Podrían haber más retractaciones de renuncias", dejó caer Criniti en una entrevista radial realizada en SOS NOTICIAS (FM Plaza, 92,1 MHZ).

En ese sentido, en las últimas horas corrió fuerte la versión que indicaría que José Ramírez, que estaba 4to en la nómina, habría presentado en las últimas semanas una retractación a su renuncia, algo parecido al mecanismo que usó De Santo para dar marcha atrás y perjudicar a Aguirre.

"Si le aceptan (en la Junta Electoral) la nota a Aguirre, asume él, junto con los primeros 3 y se caen de la banca Trindade y Aguirre", sueñan operadores del PJ disidente local, pero parados en veredas opuestas al felipista Trindade.

Hasta acá, juegos de truco y Batalla Naval de por medio, sólo se saben casi a ciencia cierta los nombres de 5 de los 10 ediles que van a asumir. El resto, depende de que tan certeros sean los bombardeos de alguno, o si otros cantan quiero retruco y cuando les toque jugar se van al mazo.

Comentá la nota