Los opositores condenan la delegación de facultades en favor del Ejecutivo

Los legisladores de la oposición anticiparon que rechazarán de manera terminante el proyecto de Presupuesto 2009, del que criticaron tanto los pautas generales que plantea como la delegación de facultades que propone.
“Lo que quieren votar es un Presupuesto a ciegas. Con el dictamen que llevarán al recinto, no puede conocerse si le van a dar más a las áreas con las que hacen política y asistencialismo, como Gobierno, Interior y Desarrollo Social, o si van a poner el acento en Salud, Educación y Seguridad. Esto no es serio y es imposible votar en estas condiciones”, describió Ricardo Bussi (FR).

El republicano, además, advirtió que la pauta de recursos está subvaluada. “El cálculo fue estimado considerando que la inflación del año próximo será del 8%, cuando desde 2002 viene siendo del triple. La consecuencia es que, como pasó este año, hay que votar después ampliaciones presupuestarias, cuyos fondos son manejados discrecionalmente por el Gobierno”, criticó.

Su par de la UCR, José Cano, a su turno, ironizó al decir que ahora entiende por qué el gobernador, José Alperovich, dice que le gusta que lo controlen. “La Legislatura, que es el control político, le delega la distribución de las partidas. Y el Tribunal de Cuentas, que es el control técnico, dijo en tres renglones que todo lo gastado por la administración central en 2007 era razonable. Así, a cualquiera le gusta ser controlado”, aseveró.

“En ese contexto, el gobernador dispondrá de $ 1.569 millones para transferencias. O sea que manejará a su gusto, desde su despacho, el equivalente a tres presupuestos anuales completos de la Municipalidad de la capital”, contrastó.

Esteban Jerez, por su parte, aseguró que la Cámara sólo se dedicará a delegarle facultades al Ejecutivo. “Desde el artículo 13 al 21, sin interrupciones, se faculta al Gobierno a hacer y deshacer las partidas de fondos públicos. La verdad, podrían haber resumido todo en dos artículos: el primero diría que los recursos serán de $ 6.178 millones; y el segundo, que Alperovich queda facultado para hacer lo que quiera con esa plata”, repudió

“Esto es al anti-presupuesto. Todo lo contrario a lo que supone: previsibilidad, seguridad jurídica y sustentabilidad de los recursos”, concluyó Jerez.

Comentá la nota