Los opositores aseguran que peligra la vivienda social.

Según diputados, la política habitacional del Gobierno compromete la continuidad del programa. Críticas.

Diputados cobistas presentaron ayer en conferencia de prensa un extenso informe para cuestionar la política del Ejecutivo en materia de viviendas ya que, según los legisladores, podría afectar la continuidad de la vivienda social en la provincia. Además, sostuvieron que el gobernador Celso Jaque debería reconocer que todas las casas entregadas se comenzaron en la gestión anterior.

Con el título "La verdad sobre la construcción de viviendas", los diputados del Consenso Federal (Confe) presentaron documentación para demostrar que las casas entregadas desde diciembre de 2007 a la actualidad fueron comenzadas en el mandato del actual vicepresidente Julio Cobos. Sin embargo, este no fue el único reclamo, ya que el resto de opositores señalan que el Gobierno se autoadjudica muchos avances que no le son propios.

De hecho, el Ari también demostró su descontento con la política del Ejecutivo de adjudicarse la concreción de obras y leyes que se gestaron mucho antes del comienzo del mandato de Jaque.

En base a la documentación entregada, el diputado Roberto Infante señaló que "las 5.000 casas anunciadas por la Presidenta para Mendoza serán construidas con fondos de la Anses, que deben ser reintegrados, lo que implica que las cuotas de estas viviendas sociales se incrementarán sustancialmente".

En este sentido, las casas provistas por el Instituto Provincial de la Vivienda (IPV), que siempre se manejaron con porcentajes del 0% al 4%, ahora con los créditos de la Nación son al 14% en 15 años. "Si tenemos en cuenta estas casas siempre estuvieron destinadas a familias de la clase media, con ingresos que rondan los $1.300. Si la cuota pasa de unos $150 a $600 a muchos les resultará imposible pagar, y esto comprometerá los recursos para las casas a construir en los próximos años", declaró el diputado Alexander Maza. Esto, porque Jaque dejó de lado el plan trianual de la gestión de Cobos.

Comentá la nota