“Ser opositor no significa ser un obstructor”

El ex gobernador de Río Negro estuvo de visita en Tucumán y lanzó contundentes opiniones sobre la realidad del centenario partido. Dijo que en la actualidad no cuenta con un verdadero líder.
Cargando sobre sus espaldas 50 años de militancia en la Unión Cívica Radical (UCR), y el desempeño durante dos períodos consecutivos de la gobernación de Río Negro (1995-2003), el actual senador nacional Pablo Verani, pasó por Tucumán invitado por la Fundación Gelsi, dejando profundas reflexiones políticas sobre la realidad del centenario partido en la Argentina. En diálogo con EL SIGLO, el parlamentario consideró que la UCR no cuenta con el líder que necesita en la actualidad, instó a priorizar la alianza en los propios radicales primero para luego unirse a otras estructuras y bregó por el retorno a las filas partidarias del vicepresidente de la Nación Julio Cobos.

- ¿Qué tiene que recuperar la UCR?

Creo que es el momento de recuperar el rol tradicional que tenía, donde, salvo dos ocasiones en los últimos 50 años, no se han elaborado proyectos de país. La UCR no tiene que ir a buscar la foto para quien lo dirige (por Gerardo Morales). Ese rol lo recuperará si vuelve a llamar a sus técnicos y elabora un verdadero proyecto de país, y después lo hace carne, lo publicita y atrae a la gente. Acá no se entiende que ser opositor no significa ser obstructor; sino que implica decir sí o no a determinados proyectos y en caso de no estar de acuerdo, explicar porqué y entregar la alternativa a la sociedad. Una vez que tengamos el proyecto elaborado y acordado, la foto llegará sola.

- ¿Se logrará este proyecto con una alianza?

El radicalismo buscó en estos últimos 8 años cuatro fotos: una foto con (Elisa) Carrió, (Ricardo) López Murphy; (Roberto) Lavagna y otro con la Nación, los que quedaron excluidos. También es cierto que ningún partido puede sólo por sí mismo. Sin embargo esto es posible generarlo cuando hay un gran liderazgo en los arcos aliancistas oficialistas y opositores. Es allí donde se llega a tener un país con conducta y una marcha lógica y progresista. Un claro ejemplo es Julio Lagos en Chile.

-¿La UCR tiene un verdadero líder ahora?

No tiene líder. El líder que necesita es como fue (Ricardo) Alfonsín, que no manda, decide y arma equipos. Lideró un proceso hasta donde la juventud universitaria comenzó a coordinarse con las universidades del país.

Así es como se organiza un país. La franja recupera universidades en todos lados y está integrado por radicales y no radicales. Hay que volver a la mística de la unión y no a la conveniencia de la unión.

-¿Cree que se consolida la personalización en desmedro de las estructuras partidarias?

Eso fue una tentativa de destrucción partidaria. Hay una campaña mediática de desprecio hacia los partidos, donde los partidos tuvieron sus culpas, pero donde también existe un periodismo argentino duro, severo, que juzga. No obstante me da la impresión que se vuelve a recuperar el partidismo.

-¿En este contexto, cómo evalúa la situación de Cobos?

El vicepresidente es una persona inteligente y tiene un gran equilibrio. Es una persona de mucho equilibrio y enfoca bien los problemas. El voto del campo lo anunció dos meses antes, para quienes entendieron el mensaje, como también lo hizo con el tema de la reforma previsional, quien dijo que es algo que debe analizarse más tiempo. Tanto es así y tanto deben advertir el peligro de la imagen de Cobos que ya quieren ensuciarle la cancha y ese es otro gran defecto argentino; intentar llegar por destrucción del otro y no por mérito propio.

-¿Debería liderar la UCR?

Hay que darle el espacio y después si se constituye en el líder dentro de la UCR por algo será. Lo que es innegable es la buena imagen política que tiene.

La oposición en ADIUNT aboga por la democratización universitaria

El próximo miércoles, entre las 8.00 y las 18.00, los docentes e investigadores de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT) elegirán a las nuevas autoridades del gremio que los representa (ADIUNT). Para participar del proceso, se presentaron solamente dos listas: la oficialista Unidad Docente, que promueve como titular del sindicato al actual secretario adjunto Walter Díaz, y la del opositor Frente Gremial por el Cambio (FGC), que propone a Ariel Osatinsky como secretario general. De visita en la redacción de EL SIGLO, Osatinsky y Cecilia Pourrieux, candidata a secretaria de actas por el FGC, resaltaron que una de las principales propuestas del sector apunta a democratizar el accionar sindical en la UNT. "Bregamos por un sindicato en el que funcionen todas sus instancias, con mayor participación y que sea más democrático, para que los distintos agrupamientos y docentes, que tienen distintos puntos de vista, pero que defienden los reclamos de los docentes y la educación pública y gratuita, puedan coexistir", resaltaron los dirigentes. Por otro lado, reivindicaron "el liderazgo de la Conadu Histórica frente a la burocracia que dirige la llamada Conadu Flamarique y la Fedun, porque sus dirigentes están jugados a dividir al movimiento nacional, acordando siempre con el Gobierno y renunciando a los reclamos de los universitarios". Entre las principales propuestas del FGC, se destacan el reclamo de un básico de 2.100 pesos para los cargos testigo; la jubilación con el 82 por ciento móvil; la triplicación del presupuesto universitario para 2009; que se garantice la carrera docente y la defensa de la enseñanza superior gratuita. Además, el sector reclama el cierre de la explotación minera de Bajo la Alumbrera, para que sea reabierta luego de que comisiones de obreros, organizaciones ambientalistas y profesionales universitarios certifiquen que no habrá más contaminación ambiental. "Para lograr estos reclamos y reivindicaciones hace falta un gremio independiente del Gobierno y de las autoridades. Solo así podremos llevar adelante nuestra lucha", reflexionaron Osatinsky y Poirreux

Comentá la nota