El opositor Piñera avanza y ahora es favorito para ganar en Chile

Un sondeo lo da vencedor en primera y segunda vuelta, frente al oficialista Frei.
Sí, claro. Hay carteles de los candidatos en las publicidades callejeras, y la radio y la TV buscan convencer a indecisos. También en las esquinas céntricas militantes eufóricos pretenden evangelizar a los incrédulos. Pero lo cierto es que ayer Santiago en lo único que pensaba era en la final del campeonato local de fútbol que terminó con Colo Colo venciendo 4 a 2 a Universidad Católica. Sólo logró mover ligeramente el amperímetro del ansia política de los chilenos la publicación de una nueva encuesta, de una consultora cercana al gobierno, que ratifica como ganador para las elecciones del domingo al empresario de derecha Sebastián Piñera y que indica que quien lo acompañará en la segura segunda vuelta será el oficialista senador y ex presidente Eduardo Frei. El punto clave, letal para Frei, es que da como ganador a Piñera por 13 puntos porcentuales (44,1% a 31%), un resultado que deja con pocas chances de remontar en el balotaje a la Concertación, la coalición gobernante que ve cómo, de a poco, el poder se escurre de sus manos. Según el sondeo, en tercer lugar, con 17,7%, llegaría Marco Enríquez Ominami (ME-O), el diputado ex socialista que decidió ir por afuera de los partidos tradicionales. Y en el cuarto, el representante de la izquierda tradicional, Jorge Arrate, con un 7,2%. Para el estudio, en una eventual segunda vuelta, Piñera se impondría a Frei por 49% a 32%, mientras que ganaría por 47% a 35% si el contrincante fuera ME-O. "La única encuesta que vale para nosotros es la del domingo", dijeron, cautos, en el comando de Frei ante una consulta de Clarín. Para Carlos Huneeus, director del CERC (Centro de Estudios de la Realidad Contemporánea), la institución que llevó adelante la muestra, un reconocido democristiano, "la segunda vuelta será otra elección y todo dependerá de la ecuación que hagan los votantes el domingo a la noche". Como hay un acuerdo instrumental entre el PC y la Concertación, en el caso de los votos de izquierda de Jorge Arrate todo es más fácil, explicó Huneeus. Pero en el caso de ME-O, "al tratarse de un candidato rupturista, no puede aparecer llamando a votar a Frei en la segunda vuelta". Al mismo tiempo, los escenarios que plantea la encuesta con respecto al balotaje "son hipotéticos", dice el experto, por eso es muy importante ver por cuánto gana Piñera finalmente el domingo ya que la del 17 de enero será una elección distinta, "a dos bandas, donde se van a movilizar hasta las piedras y varios ministros del gobierno se van a integrar al comando para trabajar por la candidatura de Frei". Otro punto a tener en cuenta -destacó Huneeus- es el resultado de las parlamentarias, porque de esa satisfacción o no dependerá cuánto apoyo de sus socios de la UDI, la derecha pinochetista, obtendrá Piñera en la segunda vuelta.

Los votos de ME-O serán clave, lo dicen todos. Para el analista Patricio Navia, quien ha hecho pública su opción por Ominami, "MEO tiene un complejo desafío si termina en tercer lugar, porque su discurso no le permite apoyar a Frei sin condiciones". Según Navia, "es improbable que Frei quiera o pueda aceptar esas condiciones, por lo cual ME-O debería establecerlas públicamente y esperar que Frei se mueva. Si Frei no reacciona, el apoyo debería ser tibio. Después de todo, ME-O está en el mundo de la izquierda y no puede mantenerse ajeno a la segunda vuelta".

El estudio del CERC se realizó sobre una muestra de 1.200 personas y tiene un margen de error de 3%. Los resultados se conocieron dos días antes de que se hiciera público el fallo que condenó a 4 personas por el envenenamiento del padre de Frei, el también ex presidente Eduardo Frei Montalva, asesinado en 1982 durante la dictadura de Pinochet, por lo tanto no contempla si la noticia tuvo o no influencia en el ánimo de los votantes. Precisamente hoy se cumplen 3 años de la muerte del general que se jactaba de saber cuando una hoja se movía en Chile: las del domingo serán las primeras elecciones sin su presencia.

Comentá la nota