Un opositor de Evo, en la clandestinidad

El ex candidato presidencial Manfred Reyes Villa, segundo en las elecciones del 6 de diciembre pasado con el 27% de los votos, pasó ayer a la clandestinidad, en medio de versiones de que habría abandonado Bolivia. "No les voy a dar el gusto, no me iré de Bolivia, pero tampoco me dejaré agarrar", aseguró "el Bombón", tal como es conocido popularmente, desde un paradero desconocido a un canal de televisión.
Poco antes, el ministro de Gobierno (Interior), Alfredo Rada, había declarado que, si Reyes Villa huía al exterior, habría pasado a "la categoría de delincuente prófugo". Sus seguidores denunciaron el allanamiento de sus oficinas por funcionarios judiciales.

Sobre el ex militar, dos veces candidato presidencial y ex gobernador de Cochabamba revocado en referéndum en 2008, llueven cargos en su contra y está convocado a testificar por varios de ellos, ante lo cual teme ser apresado.

Además de cargos por supuestos delitos económicos durante su mandato, ayer debía declarar por la acusación del oficialismo de haber intentado sobornar a un miembro de la Corte Electoral, con 150 mil dólares para alterar el cómputo y mejorar sus posibilidades de pasar a la segunda vuelta en las recientes elecciones presidenciales.

Antes del comicio, el presidente Evo Morales había declarado querer ver preso a su rival por considerarlo un "delincuente".

Comentá la nota