La oposición vuelve a criticar duramente el proyecto de radiodifusión K

"Va en contra de los argentinos y la libertad de prensa", acusó De Narváez. Para Fernando Iglesias, "se busca una espada de Damocles sobre los medios". Pino Solanas anticipó que presentará su propio proyecto. Y el kirchnerismo defendió la legitimidad del actual Congreso para debatir la iniciativa.
Varios de los principales referentes de la oposición volvieron a cuestionar en duros términos el proyecto que ayer envió al Congreso la presidenta Cristina Fernández de Kirchner para aprobar una nueva ley de radiodifusión.

Francisco De Narvaez insistió esta mañana en que se trata de "un intento del kirchnerismo por controlar los medios" y volvió a sostener que "es muy parecido a lo que hizo (Hugo) Chávez en Venezuela". Afirmó que su bloque va a trabajar "para que, en el caso de que sea sancionada, sea revisada" porque el proyecto "es en contra de los argentinos, del ciudadano y de la libertad de expresión". Además cuestionó el apuro del oficialismo por tratar la ley y pidió que sea el propio ex presidente Néstor Kirchner el que la defienda en el Congreso cuando asuma como diputado en diciembre.

Desde la Coalición Cívica, el diputado Fernando Iglesias consideró que "la intención" del proyecto es "burda y evidente: se busca una espada de Damocles sobre todos los medios del país". "No se puede desconocer lo que ha pasado con los Kirchner, cómo han manejado a la prensa, las persecuciones a Nelson Castro, Víctor Hugo (Morales), las agresiones a (Jorge) Fontevecchia", agregó, al tiempo que advirtió que "sería terrible que la ley de la democracia termine siendo peor que la de la dictadura".

La senadora de la Coalición Cívica María Eugenia Estenssoro cuestionó el eventual control político que impondría la ley sobre los medios. Pero, además, dijo que "ya el mensaje de la Presidenta" le pareció "muy peligroso" porque "cuando equiparó el derecho de expresión al de extorsión, lo que está cuestionando es el rol de los periodistas, y un gobierno que dice eso es un gobierno al que le molesta que lo critiquen y quiere que haya una voz única".

El jefe del bloque de la UCR en la Cámara baja, Oscar Aguad, se mostró de acuerdo en "cambiar la ley de radiodifusión, pero no con este Congreso". "Cristina habla de democracia y esta ley se trata en un Parlamento que ya está terminado; quiere que se apruebe con el viejo Congreso cuando la sociedad pidió un cambio en las elecciones", criticó el radical. "Este Gobierno no va a cambiar, desagraciadamente crispa los ánimos de la sociedad argentina sin necesidad", añadió.

Desde el oficialismo, encolumnado con el proyecto del Ejecutivo, el diputado Héctor Recalde cuestionó el pedido de la oposición para que el debate parlamentario se dé con el nuevo Parlamento. "Yo no creo haber perdido legitimidad y si alguien piensa que perdió legitimidad para ejercer su mandato tiene la obligación moral de renunciar", argumentó.

Con él coincidió su par Patricia Fadel, que, además, acusó al conjunto de la oposición de "hacer terrorismo", pertenecer a "la extrema derecha" y pretender que el oficialismo deje gobernar "antes de tiempo". La legisladora defendió la iniciativa y se mostró confiada en que el kirchnerismo podrá "trabajar en consenso con otros bloques".

En declaraciones a radio Del Plata, el ex arista Carlos Raimundi se mostró satisfecho por "el clima de debate que se ha planteado". Además defendió la iniciativa kirchnerista porque, según él, "garantiza cierta independencia de la comunicación".

El diputado electo de Proyecto Sur Fernando "Pino" Solanas también consideró "extraordinario" habilitar el debate sobre una nueva ley de radiodifusión y sostuvo que "es difícil estar en desacuerdo" con las generalidades de la idea. Pero cuestionó "los detalles, la letra chica", y anticipó que la semana próxima su espacio presentará "un proyecto alternativo" al que envió el Gobierno.

Comentá la nota