La oposición venezolana llama a desacatar la ley de educación

Buscará frenar la aplicación de la norma y pedirá su derogación con un referendo.
La oposición venezolana anunció ayer que prepara una serie de "acciones cívicas" para frenar la aplicación de la nueva ley de educación por considerar que aumenta el control del Estado en las escuelas públicas y privadas, en un virtual llamado al desacato contra la norma que fue promulgada por el presidente Hugo Chávez el último sábado.

El cardenal Jorge Urosa, uno de los que más se ha opuesto a la norma, lamentó que la legislación fuera aprobada con tanta rapidez, sin esperar que terminaran las vacaciones escolares, y sugirió que la Iglesia Católica impartirá religión pese a que no está autorizada por la nueva legislación.

La Ley de Educación fue promulgada por el presidente en un acto en el que estudiantes de escuelas primarias expresaron su apoyo, en lo que fue calificado como un "mitin político" por dirigentes gremiales. El alcalde metropolitano de Caracas y portavoz de la oposición, Antonio Ledezma, dijo que vendrán más acciones cívicas para evitar "que se consuma esta ley que busca convertir en laboratorio político" las escuelas. Señaló que, aunque hay diferencias en la oposición sobre las protestas, se mantiene la idea de solicitar una consulta popular para pedir la derogación de la ley.

Entre las acciones previstas están el apoyo al movimiento universitario que salió a la calle para expresar su rechazo a la ley y la convocatoria de una marcha el 22 de agosto hasta la Asamblea Nacional (Congreso). Chávez calificó las críticas del cardenal Urosa como "ridículas" y advirtió que el gobierno hará cumplir la norma.

Los gremios y estudiantes universitarios denunciaron que la ley vulnera la autonomía universitaria y otorga un poder discrecional a los llamados consejos comunales -agrupaciones de vecinos con carácter partidista- que supervisarán las escuelas y evaluarán a los maestros. Ayer, movimientos estudiantiles se manifestaron en Caracas contra la ley, mientras que en la ciudad de Barquisimeto, a 351 kilómetros al oeste de Caracas, una dependencia del Magisterio fue atacada con "artefactos explosivos", denunciaron sectores opositores.

Comentá la nota