La oposición se une en todo el país para fiscalizar las elecciones

Articularán fuerzas para vigilar los comicios. La principal zona de acción será la provincia de Buenos Aires. Referentes de casi todos los partidos lo anuncian hoy

Tras haberse comprometido en febrero a impulsar una reforma electoral, los principales partidos de la oposición nacional anunciarán hoy una estrategia conjunta para fiscalizar en todo el país los comicios del 28 de junio. El núcleo territorial de esa asociación se dará en la provincia de Buenos Aires, distrito clave, que representa el 37 por ciento del padrón electoral nacional. Los detalles de aplicación del acuerdo, en el que trabajaron los apoderados de la UCR, la Coalición Cívica, el PRO, el Partido Socialista, Recrear y el Frejuli, comenzarán a definirse desde hoy.

Para dar las puntadas finales a la iniciativa, los legisladores Gerardo Morales (UCR); Patricia Bullrich (CC); Silvia Augsburger (PS); Esteban Bullrich (Recrear); Federico Pinedo (PRO); y Luis Lusquiños (Frejuli) se juntarán a almorzar previo a la conferencia de prensa que darán a las 15 en el Club Español. Es que, si bien todas las fuerzas expresaron su voluntad de fiscalización conjunta, aún no analizaron cómo se instrumentará en la práctica la iniciativa.

"En los lugares donde haya dificultades, vamos a coordinar (la fiscalización). No lo hemos visto distrito por distrito, pero sí tenemos la voluntad en el orden nacional de actuar en conjunto", explicó la socialista Augsburger en diálogo con El Cronista. Para sus colegas de PRO, sin embargo, la fórmula sería más sencilla. "Donde falten fiscales para un partido, el otro partido los reemplazará. O se pondrán de acuerdo todos los fiscales en una escuela para repartirse las mesas", explicaron voceros del macrista Pinedo.

Esa diferencia de opiniones sobre la organización de la fiscalización conjunta se extiende también al resto de los socios opositores. Para la UCR, de hecho, la estrategia debería extenderse en el tiempo, antes y después del 28 de junio; apuntando particularmente a la posibilidad de que el Gobierno bloquee el acceso a las fuentes de información electoral o retacee los fondos para que los partidos impriman sus boletas. "Considerando los antecedentes e incluso los cambios en las reglas del juego, como el adelantamiento de las elecciones, creemos que es imprescindible coordinar acciones de fiscalización conjuntas", subrayaron portavoces partidarios. El radicalismo, por historia y presencia nacional, es la fuerza que aportará mayor despliegue territorial para el control de los comicios. Y es ese escenario el que lleva al partido a analizar el tema más allá de fiscalización del 28 de junio.

De todas formas, la UCR tiene también una propuesta para implementar en la fecha de los comicios: la necesidad de convocar a veedores internacionales, como estrategia de "racionalidad frente a un adversario que usa cualquier método". Esas intenciones convergen con las de la Coalición Cívica, cuya líder, Elisa Carrió, llevó ese pedido a la OEA en febrero.

Todas estas ideas serán anali

zadas por los representantes partidarios, quienes definirán la letra fina para la instrumentación de la iniciativa y luego bajarán la información a los distritos, para que en cada lugar se articule el acuerdo en forma particular. Descuentan que, a pesar de las diferencias, no habrá escollos en el camino. "Todos queremos lo mismo", resumió Augsburger.

Comentá la nota