La oposición tildó de "una gran equivocación" el traslado de bares

La oposición tildó de "una gran equivocación" el traslado de bares
Para cuestionar la mudanza de boliches de Alem, concejales y dirigentes políticos argumentaron que la nocturnidad es "incompatible" con la actividad que las industrias naval y pesquera desarrollan en la escollera Norte.
Varios concejales y dirigentes políticos -algunos ex concejales- opositores ratificaron ayer su oposición al traslado de los bares de Alem a la escollera Norte durante una conferencia de prensa en la que advirtieron al oficialismo que aprobar el proyecto utilizando la mayoría propia será "una gran equivocación".

Durante una conferencia de prensa convocada en la propia escollera Norte, el proyecto fue duramente cuestionado por el bloque de la Unión Cívica Radical (UCR), que encabeza Vilma Baragiola, el concejal Fernando Arroyo (Frente es Posible), el presidente de la UCR Luis Rech, y los ex concejales Viviana Roca, Cristina Coria y Juan Carlos Cordeu.

Tanto los concejales actuales como sus antecesores aclararon que "hay otras alternativas" para solucionar el problema de la nocturnidad en la ciudad. En este sentido destacaron un proyecto elaborado por Carlos Katz (UCR) para crear un corredor costanero y otro que propone utilizar un sector del barrio Punta Mogotes alejado del barrio residencial.

Entre los argumentos utilizados por los dirigentes opositores figuró el hecho de que "se trataría un premio" para comerciantes que "se caracterizan por violar la normativa vigente y cometer todo tipo de irregularidades" al tiempo que sería un sector "altamente inseguro, por la importante cantidad de vehículos y personas que circularían por el lugar".

Asimismo advirtieron que el proyecto es "incompatible" con las actividades que desarrollan en la escollera las industrias naval y pesquera. Como ejemplo de lo anterior recordaron que en próximos días el Senasa volvería a autorizar la descarga de mercadería en el lugar. "Quiere decir que hay dos sectores que quieren utilizar la escollera en el mismo horario, la madrugada", reflexionaron.

Uso de la mayoría

"Consideramos que el oficialismo no debería utilizar su mayoría numérica" afirmó en diálogo con LA CAPITAL Baragiola, quien sin embargo reconoció que "hay altas probabilidades" de que el proyecto sea aprobado por lo que adelantó que cuando se trate el proyecto solicitará el voto nominal: "Cada concejal debe hacerse cargo de lo que vota", dijo.

Asimismo Baragiola advirtió que "así como parece dispuesto a usar su mayoría, el oficialismo debería garantizar que todos los comerciantes que se dedican a la nocturnidad en la ciudad tengan las mismas posibilidades legales" y advirtió que "parecería que es un proyecto hecho a medida para un grupo de comercios elegidos a dedo".

"Este proyecto no solucionará el conflicto de la nocturnidad en Alem", añadió Baragiola, quien aclaró que "estos veinte comercios no son los únicos que incumplen con las ordenanzas, además de que existe una falta total de poder de policía de municipios y provincia para corregir la situación en la vía pública".

"Acá falta una discusión muy profunda y un trabajo en serio para solucionar este problema", añadió la concejal, quien volvió a considerar un error que el expediente no haya pasado por las comisiones de Turismo y Obras dado que "que tendrían plena incumbencia para tratar este tema".

Los concejales también consideraron que antes de poner a consideración el proyecto debería haberse esperado el informe de Impacto Ambiental de la provincia de Buenos Aires y pedido el posicionamiento de "todo el directorio del Consorcio Portuario y no sólo de su presidente", en alusión a Eduardo Pezzati, reconocido dirigente de AM.

"Es un despropósito"

La frase fue utilizada por Arroyo al ser consultado por LA CAPITAL sobre el proyecto del traslado de bares a la escollera Norte. "Existen argumentos de todo tipo para oponerse a esta iniciativa", afirmó el concejal en primer lugar mencionó que "existe una incompatibilidad de actividades con la industria naval y la pesquera".

Arroyo también recordó que "hace años que el Inidep viene realizando en el lugar estudios que se verían alterados por la contaminación sonora y lumínica, además la química que vendría de la mano de recipientes arrojados al agua".

Por último Arroyo afirmó que "también existe una cuestión ética: en este momento en Mar del Plata hay cientos de personas con espacios de recreación nocturna. Premiar a quienes peor se han comportado con la comuna sería un gran error", concluyó.

Comentá la nota