La oposición tiene la oportunidad histórica de demostrar su poder

Por Gustavo Sylvestre

La oposición vela las armas en la Cámara de Diputados, para una jornada que puede ser un quiebre para la hegemonía kirchnerista en una de las cámaras del Congreso. Sin negociaciones directas entre el bloque del oficialismo y la oposición, cada bando se dedicaba en las últimas horas al recuento de diputados propios para afrontar la sesión preparatoria de hoy, que definirá, si no fracasa, la conformación del nuevo cuerpo para el año próximo y la integración de las comisiones.

La oposición aseguraba anoche contar con 140 diputados, que le garantizarían una mayoría para ir por las tres vicepresidencias de la Cámara de Diputados, es decir, la primera, la segunda y la tercera y un reparto en mayoría en las distintas comisiones, de acuerdo al porcentaje que cada bloque de la oposición tiene de diputados.

El oficialismo se ha negado a la búsqueda de un acuerdo político. Han impuesto su mayoría durante estos años en el Congreso, y se sabe, que el término negociar no figura en el vocabulario kirchnerista. Hasta anoche buscaban desesperadamente –entre sus aliados habituales– los diputados necesarios que le garantizen una sesión preparatoria que les permita retener la Vicepresidencia primera. "En la provincia de Buenos Aires, donde ganó De Narváez, la presidencia y la vicepresidencia la retiene el oficialismo, ¿por qué acá no hacen lo mismo?", argumentaban anoche desde el entorno de Agustín Rossi. Desmedido en sus declaraciones el titular del bloque oficialista, un hombre que se ha caracterizado por intentar siempre la búsqueda de consenso –muchas veces en contra de la voluntad de la Rosada– al denunciar actitudes destituyentes y al hablar de que no se rendirían en forma incondicional.

No han fomentado el diálogo durante estos años, y la oposición tiene la oportunidad histórica de demostrar que no está dormida y que puede presentar batalla al kirchnerismo.

"Como vamos a ceder la Vicepresidencia primera, que está en la línea de sucesión. Es una locura, quiere decir que el presidente de la Cámara no se podrá levantar ni para ir al baño", comentaba ayer un escandalizado kirchnerista de la primera hora, poniéndole dramatismo a una situación que –en otras democracias– se asume con normalidad, cuando el gobierno de turno no consigue las mayorías parlamentarias.

Si recurrimos a la historia reciente, el matrimonio presidencial debería recordar que fueron ellos –entre otros peronistas– los que impulsaron en el 2001 la llegada del entonces senador Ramón Puerta a la presidencia Provisional del Senado, quedando segundo en la sucesión presidencial, lo que posibilitó después que asumiera la Presidencia de la Nación, tras la renuncia del entonces Presidente Fernando de la Rúa. En esa época no se los escuchaba decir a los kirchneristas que esa nominación atentaba contra la tradición. Es más, el entonces gobernador de la provincia de Santa Cruz, Néstor Kirchner gritaba a los cuatro vientos que "iban por todo".

Oyarbide avanza

El juez, que ha descolocado al poder con sus investigaciones –tanto al nacional por los medicamentos truchos, como al de la ciudad de Buenos Aires por el espionaje ilegal– avanza en las mismas y promete nuevas revelaciones en ambas causas que pueden conmover –aún más– al poder político.

Ya de por sí la detención del sindicalista Juan José Zanola, que por más de tres décadas ha estado cerca del poder, no sólo conmovió a la tradicional estructura sindical sino que preocupa a la Rosada.

La posible indagatoria a Héctor Capacioli, despedido del poder por expreso pedido de la entonces Ministra de Salud, Graciela Ocaña podría desnudar el posible vínculo político con la organización que investiga el Juez. Desde hace tiempo Oyarbide tiene en su despacho una copia de las actuaciones por el triple crimen de General Rodríguez, causa de la cual ha extraído muchas relaciones con la de los medicamentos truchos. Capaccioli fue el recaudador de la campaña presidencial de la actual Presidenta, y no hay que olvidarse, que a la misma aportó dinero, entre otras droguerías, la de Forza.

El juez tiene muchas pruebas. "Sobre todo las escuchas telefónicas, han aportado mucha información. Todos hablaban con todos, hay muchos datos ricos para la investigación producto de estas escuchas", asegura una fuente de la investigación.

Oyarbide dio el golpe de timón en la causa, cuando menos se esperaba, y cuando muchos lo acusaban de estar más preocupado por el espionaje ilegal en la ciudad de Buenos Aires que por el tema de la mafia de los medicamentos. Demostró que no se había olvidado de esa causa, como no se olvida de profundizar la investigación en torno a un hecho grave para la democracia como lo es el espionaje ilegal en la ciudad de Buenos Aires, comandada por el ex comisario Jorge ‘El Fino’ Palacios con la colaboración del Federal Ciro James. El llamado a prestar declaración al actual Ministro de Educación, Mariano Narodowski pone en una incomoda situación al gobierno de Macri. El Ministro deberá explicar ante el juez lo que no ha podido explicar públicamente: porque se lo había contratado al espía Ciro James en el Ministerio a su cargo y para que. Pero el juez no descarta nuevas citaciones, a funcionarios políticos del gobierno de Macri.

No hay que olvidarse que Oyarbide tiene en investigación el patrimonio de los Kirchner,el supuesto enriquecimiento ilícito de Ricardo Jaime, entre otras causas en las que están involucrados actuales o ex funcionarios del Gobierno.

Para colmo, ha trascendido desde tribunales que el Juez Claudio Bonadío habría comenzado a reunir información sobre la Obra social del camionero Hugo Moyano, uno de los principales aliados políticos del actual gobierno.

Comentá la nota