La oposición salió a cuestionar el oscuro pasado de Echegaray

Una investigación de Clarín reveló que el jefe de la AFIP reivindicaba a Videla.
Luego de la investigación que reveló el pasado de Ricardo Echegaray, que cuando estudiaba Derecho en Mar del Plata reivindicaba al dictador Jorge Rafael Videla y pedía la libertad de Emilio Massera, colaboradores y amigos del funcionario kirchnerista lo negaron de plano.

"La acusación es el equivalente a un magnicidio mediático", dijo su vocero Pedro López. En cambio, para legisladores de la oposición "al sostener al funcionario en un lugar clave como la AFIP, el Gobierno demuestra que le importan muy poco la transparencia y la ideología", dijo Christian Gribaudo del PRO.

López señaló que su jefe "nunca defendió a los represores" y que "era militante de una agrupación como la UPAU que defendía valores democráticos. Decir lo contrario busca confundir a los organismos de Derechos Humanos y significa un daño irreparable en su vida personal", sostuvo. Ayer Clarín intentó durante toda la tarde contactar a representantes de los organismos de Derechos Humanos en Mar del Plata: nadie respondió los insistentes llamados.

Desde Mar del Plata llegó el apoyo del abogado Fernando Coppari, de militancia radical y viejo conocido de Echegaray, para negar que el funcionario haya apoyado los indultos a Videla y Massera. Coppari fue presidente del centro de estudiantes de la Facultad de Derecho y estuvo a cargo de la Federación Universitaria entre 1983 y 1985: "Con Echegaray teníamos fuertes discusiones políticas en torno al ingreso universitario que él quería reinstalar o sobre la participación estudiantil, pero nunca la UPAU estuvo a favor de los indultos o pidió la libertad de Masssera", indicó el abogado, quien antes de las elecciones legislativas de junio impulsó una denuncia para que se investigue a Francisco de Narváez por evasión impositiva.

"Echegaray y Boudou son la prueba de que el kirchnerismo es una muestra agravada de los vicios ideológicos de la corrupción menemista", acusó Margarita Stolbizer. El senador Gerardo Morales entiende que "lo malo es que nos acostumbremos a vivir con miedo. Es tremendo ver como por temor a las represalias, la gente no se expresa libremente. Más allá de la curiosidad de que el Gobierno -que se relata como el principal defensor de los Derechos Humanos--tenga en sus filas a un funcionario que reivindica a la dictadura, el problema es que se advierta que tiene herramientas para presionar a quienes piensan distinto".

Comentá la nota